CINEBLOG.NET

 

El siempre independiente y comprometido Mike Leigh (“Grandes ambiciones”, 1988, “Todo o nada”, 2002, o “El secreto de Vera Drake”, 2004) lograba con “Indefenso” una de las más sórdidas y desconsoladas radiografías de la sociedad británica y de la psique humana de los 90; dando otra dimensión al exitoso cine social británico de los 80. Leigh convierte este melodrama violento y pesimista en un descenso a los infiernos del sadismo y la desesperanza; en un viaje visceral y crudo en la que hay cabida para ciertos toques de humor (un sello característico del autor que aquí no se prodiga tanto) y filosofía existencial durante la espiral descendente de autodestrucción del protagonista. El sello autoral de Mike Figgis y la soberbia interpretación de Thewlis bastan para sostener un film que trasciende lo estrictamente cinematográfico para convertirse en una crítica social y moral exhaustiva que también deja un pequeño lugar a la esperanza.

El film sigue los pasos de Johnny (inteligente y atormentado joven interpretado por un espectacular David Thewlis) en su periplo por unos sórdidos bajos fondos londinenses, mientras camina por la cuerda floja de la estabilidad mental y del control de sus agresivos impulsos.

“Indefenso” es intensa, sin concesiones, desagradable y claustrofóbica; su puesta en escena, su fotografía o su banda sonora (que beben del cine negro y de suspense) propician que su discurso sobre la depresión y la agresividad intelectual resulte violento e incómodo. Tanto Thewlis como Leigh fueron premiados en el Festival de Cannes, cambiando su carreras para siempre. Muy a su pesar, Thewlis se convirtió en una de las estrellas del momento, sobreviviendo desde entonces como secundario de lujo en grandes producciones de cine comercial (“Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, 2004, o “Wonder Woman”, 2017). Mike Leigh, por su parte, multiplicaría su prestigio con la excelente “Secretos y mentiras” (1996, Palma de Oro en Cannes); lo que le permitió compaginar experimentos visuales (como “Topsy-Turvy”, 1999) con sus intereses sociales.

 

– Para amantes de los descensos a los infiernos humanos.

– Imprescindible para coleccionistas de las mejores interpretaciones de los 90.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies