CINEBLOG.NET

 

La décima entrega de las aventuras del famoso agente secreto al servicio de su majestad fue la primera película de James Bond con un guión original (aunque mantenía el título de una de las novelas); el tercer film de Roger Moore interpretando al personaje (un Bond un tanto mayor que aún aguantaría 8 años y cuatro películas más) con su habitual humor desenfadado, elegante y caricaturesco; y la constatación de que a pesar de los numerosos ‘lugares comunes’ de la saga y su creciente tono autoparódico, el irónico espía aún no había perdido ni un ápice de popularidad. Un argumento que tiende divertidamente al absurdo (alejándose de cualquier interés por el realismo), acción, persecuciones y explosiones en escenarios exóticos (Egipto, Italia, Bahamas, Japón), gadgets y vehículos abundantes (inolvidable el Lotus Esprit subacuático), un villano de manual (megalómano y tirando a ridículo) y la belleza con escaso talento de Barbara Bach o Caroline Munro; configuran este puro espectáculo de aventuras bondianas.

En esta ocasión James Bond (Roger Moore) tendrá que unir fuerzas con una agente del KGB (Barbara Bach) para detener los planes del malvado empresario Karl Stromberg (Curd Jürgens), el cual planea arrasar la superficie terrestre.

La dirección recayó en un viejo conocido de la saga: Lewis Gilbert (“Alfie”, 1966, “Sólo se vive dos veces”, 1967, o “Moonraker”, 1979), que supo mantener el ritmo y el espíritu clásico de James Bond. Pero además tenemos al carismático secuaz ‘Jaws’ (Richard Kiel) en su primera aparición en la saga; el exitoso tema ‘Nobody does it better’ de Carly Simon (compuesta por Marvin Hamlish); su habitual despliegue técnico y artístico (no obstante contó con un presupuesto elevado); guiños cinéfilos (a films como “Tiburón”, 1975, o “Lawrence de Arabia”, 1962); y un sugerente pastiche de géneros cinematográficos (aventuras, acción, drama, thriller, romance, comedia, …) con el que los guionistas, ante la imposición de no usar el argumento original de la novela, se liberaban de los cánones más rancios del James Bond literario.

 

– Para amantes de las más delirantes películas de espías.

– Imprescindible para entender la evolución de la saga James Bond.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies