CINEBLOG.NET

 

El famoso productor Robert Evans (“Chinatown”, 1974, de Roman Polanski) reunió al infalible guionista William Goldman (que adapta su propia novela, como haría con “La princesa prometida”, 1987, de Rob Reiner) y al sólido realizador británico John Schlesinger (“Cowboy de medianoche”, 1969) para confeccionar un entretenido thriller conspiranoico inspirado en la figura de uno de los más célebres y sanguinarios doctores del III Reich (el personaje del nazi está inspirado en Joseph Mengele, al que el propio Laurence Olivier perseguiría poco después en “Los niños del Brasil”, 1978, de Franklin J. Schaffner); con algunas escenas cuya violencia levantó ampollas allá por los años 70 (como la célebre secuencia de la tortura). Tal vez la trama sea un poco inconsistente (la confusión que crea es interpretada por unos como genialidad narrativa y por otros como pura torpeza), pero su calculado suspense y las buenas interpretaciones hace que puedas olvidarte de sus errores y centrarte en sus muchas cualidades como cine de entretenimiento.

Thomas ‘Babe’ Levy (Dustin Hoffman) es un estudiante universitario que se prepara para correr la maratón de Nueva York. Sin saberlo se verá envuelto en una retorcida trama diamantes, agencias gubernamentales secretas y antiguos criminales de guerra.

Aunque pueda parecerlo, “Marathon Man” no es una parábola de las atrocidades de la II Guerra Mundial; como mucho un ajuste de cuentas (literal) de los judíos a los nazis. Aunque si que podemos verla como una metáfora del instinto de supervivencia, de la permanencia del pasado y de la relación del ser humano con el dolor. Pero ante todo es cine de evasión, con elementos de cine negro y de las películas de espías, efectivos giros de guión, una ágil puesta en escena (con un pionero uso de la SteadyCam), un gran trabajo de iluminación del reputado Conrad L. Hall (ganador de 3 Oscars, el último póstumo por “Camino a la perdición”, 2002, de Sam Mendes), una enervante banda sonora de Michael Small y un camaleónico Laurence Olivier logrando uno de los villanos más aterradores de los 70.

 

– Para seguir la carrera de un buen puñado de profesionales del cine de los 70.

– Imprescindible interesados en el thriller setetentero.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies