CINEBLOG.NET

 

Una de las películas más esperadas de la historia (y la más taquillera de 1989) desde que al final de “Regreso al Futuro” (1985) leyesemos eso de ‘continuará…’. “Regreso al Futuro II” se convirtió en una joya de culto instantánea gracias a sus malabarismos temporales con presentes alternativos, futuros ultratecnificados, personajes desdoblados y un final bajo la lluvia que aún me pone la piel de gallina. Tras la divertidísima “¿Quién engañó a Roger Rabbit?” (1988), Robert Zemeckis (“Forrest Gump”, 1994, “Náufrago”, 2000, “El vuelo”, 2012) retomó las aventuras de Marty y Doc para amplificar la propuesta del primer film (aunque sin los descubrimientos de este) y regalar al espectador todo lo que llevaba años esperando; un entrañable espectáculo repleto de ‘dejà vus’ argumentales con lo último en efectos especiales (de la ILM de George Lucas) que pasa por ser el broche perfecto para el cine de los 80.

Marty McFly (Michael J. Fox) y Jennifer (Elisabeth Shue) viajan al futuro junto a Doc (Christopher Lloyd) para evitar que uno de sus hijos se meta en problemas y lleve a la descomposición de toda la familia. Pero una vez en el futuro, un viejo Biff Tannen (Thomas F. Wilson) roba la máquina del tiempo y se entrega a sí mismo en 1955 todos los resultados deportivos de los próximos 50 años. Así, cuando Marty vuelve a 1985, todo es diferente.

Rodada a la vez que “Regreso al Futuro III” (1990), la película es uno de los ejemplos paradigmáticos de las paradojas temporales en el cine; además de una original (por colorida y optimista) visión del futuro, que a menudo es oscuro y pesimista, en la que importa más lo visual y lúdico que el acertar con las predicciones técnico-científicas. Y es que “Regreso al futuro II” es un puro espectáculo de entretenimiento en el que la ciencia-ficción, el humor y la acción se entremezclan con acierto; un juego cinematográfico un tanto excesivo (y confuso para algunos) cargado de aciertos visuales y argumentales (desde los monopatines voladores a esa revisitación desde otro punto de vista de los eventos del primer film).

 

– Para los que no conciban mejor manera de cerrar la década de los 80.

– Imprescindible para amantes de los viajes en el tiempo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies