CINEBLOG.NET

 

El desencanto por el fracaso de los bienintencionados ideales de los años 60 provocó que a principios de los 70 comenzasen a proliferar las distopías futuristas en el cine; haciendo de la violencia y la manipulación los temas más recurrentes de estas alienantes sociedades. El contraproducente control de la violencia de “La naranja mecánica” (Stanley Kubrick, 1971), la violencia ejercida sobre el planeta y los ciudadanos en “Cuando el destino nos alcance” (Richard Fleischer, 1973) o ese circo romano moderno, metáfora indisimulada de la violencia social, en el que nos sumerge “Rollerball”. Así, el siempre competente Norman Jewison (“En el calor de la noche”, 1967, “El violinista en el tejado”, 1971, o “Huracán Carter”, 1999) orquesta un entretenido espectáculo de ciencia-ficción y acción, basado en un relato corto de William Harrison (que también escribe el guión), que además reflexiona sobre el morbo por la violencia y el papel de esta en la sociedad moderna.

Ambientada en el año 2018, “Rollerball” nos cuenta la historia de Jonathan E. (James Caan), un reconocido jugador de Rollerball al borde de la jubilación. El Rollerball es un agresivo deporte sobre patines en una pista circular donde se compite contra equipos de todo el mundo… y en el que se puede morir.

“Rollerball” fue un enorme éxito en el momento de su estreno, gracias a su atractiva premisa, pero también debido al buen pulso comercial de Jewison; una carismática ambientación futurista-setentera (rodada en Alemania) donde destaca la fotografía del legendario Douglas Slocombe; la profundidad del guión de Harrison; o un estupendo reparto de estrellas del momento (John Houseman, Moses Gunn, Maud Adams, John Beck, Ralph Richardson, …). Pero además de una buena muestra comercial de la desencantada ciencia-ficción de los 70 (pre-‘Star Wars’), el esquema de ‘hombre-solo-contra-las-élites-de-poder’ funciona aquí como crítica a las grandes corporaciones, su ambición y su amoralidad; dando cierta profundidad a un producto que podía haber sido un film hollywoodiense más.

 

– Para amantes de la ciencia-ficción setentera.

– Imprescindible para coleccionistas de distopías futuristas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies