CINEBLOG.NET

 

Soberbio thriller de misterio (basado en la novela de Dennis Lehane, autor también de “Mystic River”) que supuso una nueva constatación de la infalibilidad del Martin Scorsese del siglo XXI (“Gangs of New York”, 2002, “Infiltrados”, 2006, o “El lobo de Wall Street”, 2013) a base de giros de guión, una malsana atmósfera de terror gótico, un trasfondo de drama perturbador, sobre la identidad y la búsqueda de la verdad; y un sólido reparto secundario que imprime al film la profundidad psicológica necesaria (Max Von Sydow, Michelle Williams, Elias Koteas, Jackie Earle Haley, …). Concebida como un homenaje al cine de serie B y explotación de los años 50 y planteada inicialmente como un film de investigación policial, el film pronto se convierte en un viaje pesadillesco por los rincones más innombrables de la psique humana; un estudio de los traumas psicológicos que sabe mantener el suspense dosificando a la perfección lo que el espectador va descubriendo.

Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y Chuck Aule (Mark Ruffalo) son dos agentes judiciales que llegan a un remoto hospital psiquiátrico penitenciario en un isla para investigar la desaparición de una reclusa. Teddy no tardará en darse cuenta que el doctor Cawley (Ben Kingsley), el cual está al mando, le está ocultando algo y se propondrá desenmascarar los secretos de ese siniestro lugar.

La fotografía del infalible Robert Richardson (oscarizado por “JFK”, 1991, de Oliver Stone, “El Aviador”, 2004, y “La invención de Hugo”, 2011, ambas de Scorsese) y la espléndida selección de múscia clásica moderna (de Penderecki a John Cage) realizada por Robbie Robertson (para el que Scorsese dirigió el concierto final de The Band: “El último vals”, 1978) envuelven la claustrofóbica trama de este retorcido thriller criminal donde DiCaprio puede dar rienda suelta a su talento para interpretar personajes atormentados pero decididos. Además Scorsese se lo pasa de lo lindo haciendo homenajes y referencias cinéfilas a Alfred Hitchcock, el cine negro de los 40, las producciones de Val Lewton o el expresionismo alemán.

 

– Para los que gustan del buen cine de misterio, bien hecho y sin ínfulas de obra maestra.

– Imprescindible para los apasionados de los finales sorpresa.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies