CINEBLOG.NET

 

Desde sus inicios interesado en poner a prueba sus capacidades interpretativas, Leonardo DiCaprio arriesgó en 1995 (tras recoger premios y buenas críticas con “Vida de este chico” y “¿A quién ama Gilbert Grape?”, ambas de 1993) interpretando a dos poetas atormentados e intoxicados de épocas distintas: por un lado a Arthur Rimbaud en la fallida pero apreciable “Vidas al límite” de Agnieszka Holland; y por otro al escritor y músico Jim Carroll en este algo tópico, pero contundente, drama urbano sobre el consumo de drogas y los sueños rotos. Y es que “Diario de un rebelde” es una historia iniciático-psicotrópica de maduración y superación con personajes prototípicos (la madre trabajadora que no puede sostener la situación, el adulto bienintencionado que lo ayuda, la prostituta yonki, …) y situaciones un tanto manidas; pero también es difícil no dejarse llevar por ese descenso a los infiernos de las drogas que no es más que otra manera de hablarnos de la dificultad de encontrar nuestro lugar en el mundo.

Jim Carroll (Leonardo DiCaprio) es un joven de Nueva York que sueña con entrar en la universidad gracias a una beca deportiva. Vive con su madre (Lorraine Bracco) y el baloncesto se le da muy bien, pero algo se cruzará en su camino. Junto a unos amigos (entre los que podemos encontrar a un joven Mark Wahlberg) se iniciará en la cocaína, y después en todo lo que pueda encontrar, aunque para ello tenga que robar.

Un excelente DiCaprio, un buen plantel de secundarios (Juliette Lewis, Bruno Kirby o Ernie Hudson), un buen ritmo narrativo (el director Scott Kalvert provenía del mundo del videoclip lo que a veces le da agilidad a la narración y otras frivoliza la trama) y una modestia que la alejan del sensacionalismo más truculento (aunque hay momentos de auténtica perdición), ayudan a ver este duro paseo por los bajos fondos neoyorquinos con facilidad (aunque también nos habla de las vicisitudes de la clase media trabajadora). “Diario de un rebelde” es un film recomendable pero no memorable, una joya de los 90 que se ha ido revalorizando con el tiempo.

 

– Para amantes de las historias dramáticas de jóvenes y drogas.

– Imprescindible para conocer a esa figura de culto que es Jim Carroll.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies