CINEBLOG.NET

 

Considerada la mejor de las protagonizadas por Johnny Weissmuller (sin duda el Tarzán más recordado), esta segunda entrega de la saga iniciada con “Tarzán de los monos” (W.S. Van Dyke, 1932) suposo el único trabajo como realizador del mítico director artístico Cedric Gibbons (ganador de nada menos que 11 Oscars y responsable de los escenarios de obras maestras como “El mago de Oz”, 1939 o “Cantando bajo la lluvia”, 1951); además de uno de los grandes hitos del cine de aventuras. de todos los tiempos. Como sucede en muchas secuelas “Tarzán y su compañera” tiene la libertad de no tener que presentarnos a los personajes, pudiendo sumergirse en su entrañable sentido de la acción, el romance, el ecologismo y el colonialismo; un magnífico y exótico espectáculo (en el que también hay humor, de la mano de la celebérrima mona Chita y de las inevitables diferencias culturales) que forma parte de la historia del cine.

El ambicioso Harry Holt (Neil Hamilton), antiguo pretendiente de Jane (Maureen O’Sullivan), la cual vive ahora con Tarzán (Johnny Weissmuller), vuelve a la selva con una doble intención: engañar a Tarzán para que los lleve a un cementerio de elefantes, para saquear el marfil, y convencer a Jane de que vuelva a la civilización.

Con un ritmo más ágil que su predecesora, “Tarzán y su compañera” enfrenta la noble Naturaleza, personalizada en el rey de los monos y su respeto a los animales; con la ambiciosa civilización, decidida a profanar lo más sagrado por un buen puñado de marfil. Además encontramos todos los elementos propios de Tarzán, desde su famoso grito a su legendaria ingenuidad, sus paseos en lianas, su valor insobornable, estampidas de elefantes, peleas con cuchillo, … Y, por si fuera poco, una deslumbrante Maureen O’Sullivan, luciendo atrevidos modelitos (con esa controvertida secuencia del baño) antes de que el código Hays comenzase a seguirse estrictamente. Weissmuller interpretó a Tarzán en una docena de films de 1932 a 1948, O’Sullivan sería su compañera en seis de ellos (hasta la aún estupenda “Tarzán en Nueva York”, 1942).

 

– Para amantes del cine clásico de aventuras exóticas.

– Imprescindible para explorar los orígenes de uno de los grandes iconos culturales del siglo XX.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies