CINEBLOG.NET

 

Obra maestra indiscutible y film de culto antibelicista que fue posible gracias al empeño de Kirk Douglas (gran estrella del momento en films como “El loco del pelo rojo”, 1956, de Vincente Minnelli, “Duelo de titanes”, 1957, de John Sturges o “Los vikingos”, 1958, de Richard Fleischer) por hacer algo al margen de la cuadriculada industria hollywoodiense. Rodaron en Europa, con un director por entonces semidesconocido especializado en cine negro (Stanley Kubrick había dirigido la apreciable “El beso del asesino”, 1955, y el clásico absoluto “Atraco Perfecto”, 1956) al que Douglas dio más tarde la oportunidad de entrar en Hollywood por la puerta grande (con “Espartaco”, 1960); y se centraron en una historia que esquivaba los tópicos del género (la acción, el heroísmo, …) y ponía en evidencia las decisiones de los que ostentan el poder. Además el temperamental Kirk se ocupó de mantener a raya a la United Artists como productor no acreditado.

El film se adentra en las miserias de la guerra y de la Institución del Ejército por medio de la historia de un pelotón francés, durante la Primera Guerra Mundial, que tras un fracasado intento de tomar una colina se retira para no ser masacrados. Los altos mandos querrán dar una lección a todos los soldados acusando a unos cuantos de cobardía y ejecutándolos.

Con menos de hora y media, Kubrick, el guionista Calder Willingham (“Pequeño gran hombre”, 1970) y el clásico de la novela criminal Jim Thompson (adaptado en “La huida”, 1972, o “Los timadores”, 1990), extraen lo mejor del libro del veterano de la I Guerra Mundial Humphrey Cobb; tienen de sobra para mostrarnos el uso burocrático de la vida humana, cómo los altos mandos provocar sumisión por medio del miedo (precisamente de lo que acusaban a sus enemigos alemanes) y dejar para la posteridad algunas escenas (como el asalto a la colina o ese emotivo y conciliador final). Aunque la intenciones de Douglas y Kubrick tenían un eco universal (una crítica que trascendía lo geográfico), el gobierno francés no vio con buenos ojos la representación que se daba de ellos en el film (de hecho no fue estrenado en Francia hasta 1975).

 

– Para amantes del cine bélico y viceversa.

– Imprescindible para cualquier amante del cine y de la vida.

 

FOTO DE RODAJE

Stanley Kubrick en el set de “Senderos de Gloria”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘Senderos de gloria’.

 

ART WORK

Al Hirschfeld – ‘Paths of Glory’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies