CINEBLOG.NET

 

Una vez finiquitada su famosa ‘trilogía de New Jersey’ (compuesta por “Clerks”, 1994, “Mallrats”, 1995, y “Persiguiendo a Amy”, 1997), Kevin Smith se embarcó en un proyecto más ambicioso en el que abandonaba la comedia costumbrista geek, y los intereses y ansiedades del paso a la edad adulta, para sumergirse en la mitología cristiana desde un punto de vista menos transgresor del que cabría esperar (a pesar de ello el film provocó protestas de colectivos religiosos). Smith mezcla la parodia y el sarcasmo acerca de las interpretaciones de las divinidades que dan las religiones organizadas con la comedia más burda y divertida a manos de sus icónicos ‘Jay & Bob el Silencioso’. Rodeándose de un heterogéneo pero estupendo reparto (Jason Lee, Chris Rock, Alan Rickman o Salma Hayek se pasean por el film) se siente libre para desplegar su habitual recital de diálogos resultones, referencias a la cultura popular (con el cine y los cómic a la cabeza) y situaciones imposibles.

En “Dogma” descubrimos que dos ángeles caídos llamados Loki (Matt Damon) y Bartleby (Ben Aflleck) han descubierto que pueden volver al cielo, de donde fueron expulsados por Dios, si cruzan la puerta de una Iglesia de New Jersey. Lo que no saben es que si hacen esto toda la existencia se colapsará y el acabarán con toda la vida en La Tierra. Pero Dios ha elegido a alguien para que pare a los ángeles: Bethany (Linda Fiorentino), trabajadora de una clínica de abortos.

No estamos ante un film ateo, pero si ante un ejercicio de inocente rebelión; Smith cree, pero cree a su gamberra manera: suponiendo que habría más de doce apóstoles nos presenta a uno con la jeta de Chris Rock, sabiendo que Dios puede adaptar la forma que quiera pues no lo presenta como un viejo barbudo, … Así, “Dogma” divierte, critica y enseña ideando una serie de aciertos visuales (esos diablillos transmutados en siniestros jóvenes patinadores) y temáticos que no gustarán a los amantes del cine más serio, pero que harán las delicias de los que creen que lo interesante y lo entretenido no está reñido.

 

– Para interesados en el lado más jocoso de los personajes bíblicos.

– Imprescindible para los amantes de la comedia religiosa.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies