CINEBLOG.NET

 

Siete años habían pasado desde que dirigiese el film de culto “Chopper” (con el que también saltó a la fama Eric Bana) en sus antípodas natales, cuando el neozelandés Andrew Dominik (“Mátalos suavemente”, 2012) estrenó este personal western moderno en el que se recrea (durante un metraje un tanto excesivo: 160 minutos) en la épica paisajística del western clásico (con la lección bien aprendida de John Ford) a la vez que construye de manera detallada y pausada un retrato psicológico de los personajes. Así, Dominik consigue (adaptando el mismo la novela de Ron Hanson) aproximarse a la vida de la leyenda del salvaje oeste Jesse James de la manera más realista y fiel a la vez que confiere al film una atmósfera de ensoñación melancólica que tiene sus mejores bazas en la soberbia fotografía del 11 veces nominado al Oscar Roger Deakins y en secundarios de lujo como Sam Rockwell, Jeremy Renner o Sam Shepard.

El film cuenta como Jesse James (Brad Pitt) abandona la vida de forajido tras un insatisfactorio asalto a un tren. La generosa recompensa que las autoridades prometen a quien lo entregue hace que Jesse tenga que protegerse no solo de los cazarrecompensas sino también de la gente que más cerca tiene, como por ejemplo el joven Bob Ford (Casey Affleck), miembro de su banda.

“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” no es un western de acción y defraudará a los que se acerquen a él buscando un argumento vibrante y violento; la inquietante banda sonora de Nick Cave y Warren Ellis, con su misteriosa elegancia, define y acompaña esta muestra atípica de cine del oeste que explora conceptos como la envidia, la redención o la fama mediante una compleja y perfeccionista puesta en escena (la composición de los planos nos habla de los personajes, pero también tiene intenciones metacinematográficas en relación con el género en sí) y una actitud que confía en la inteligencia o el interés del espectador para contarnos la vida de uno de los más famosos atracadores del antiguo oeste sin pararse en asaltos, ni robos, ni crímenes grandilocuentes.

 

– Para interesados en la historia emocional del salvaje oeste.

– Imprescindible para entender lo que es un western de autor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies