CINEBLOG.NET

 

Tras el éxito de “Barrio Sésamo” (1969-…), Jim Henson creó “The Muppet Show” (1976-81), dando a conocer una serie de personajes que se convertirían en icónos culturales. En el momento de más popularidad de Gustavo, Gonzo, Peggy y compañía llegó su inevitable salto a la gran pantalla: “La película de los Teleñecos”; una irónica comedia musical cargada de cameos (Mel Brooks, Elliott Gould, Telly Savallas, Bob Hope, Richard Pryor, Steve Martin o Orson Welles), gags surrealistas, recursos metalingüísticos, rupturas de la cuarta pared, autorreferencias, numerosos guiños culturales y estupendas canciones como ‘Rainbow Connection’ (con la carismática interpretación de la Rana Gustavo/Jim Henson, donde se pregunta metasarcásticamente: ‘¿Por qué hay tantas canciones sobre arco iris?’). Un excelente film familiar con forma de ‘Road Movie’ repleta de coches clásicos americanos de los 40 y 50.

La rana Gustavo decide abandonar el pantano de Florida donde vive para viajar a Hollywood y convertirse en estrella. Por el camino conocerá al oso Fozzie o a Miss Peggy, pero también al malvado Doc Hopper (Charles Durning), el despiadado dueño de un restaurante de ancas de rana.

El televisivo James Frawley (“El autobús atómico”, 1976) se ocupó de la dirección; lugar que en films posteriores se reservarían Jim Henson y Frank Oz. Y es que después llegarían “El gran golpe de los Teleñecos” (1981) y “Los Teleñecos conquistan Manhattan” (1984), formando la trilogía fílmica original de los Teleñecos (aunque “La película de los Teleñecos” fue el film más taquillero de la saga hasta la llegada de “The Muppets”, 2011). Además Jim Henson dio libertad total a los compositores Kenneth Ascher y Paul Williams (“El fantasma del paraíso”, 1974, o “Ha nacido una estrella”, 1976); aumentando el interés de esta especie de relato de orígenes, donde vemos como los personajes se van conociendo y creciendo como corresponde a una película de viajes; presentando una serie de lecciones morales (todos hemos de andar nuestro propio camino) tan bienintencionadas como entrañables en manos de unas marionetas.

 

– Para buscadores de comedias familiares de calidad.

– Imprescindible para acercarse a los icónicos Muppets.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies