CINEBLOG.NET

 

El debut en el cine del oscarizado (por “Slumdog Millionaire”, 2008) y siempre heterogéneo director inglés Danny Boyle (“Trainspotting”, 1996, o “Sunshine”, 2007), es una comedia negra en la que la violencia y el suspense van en aumento hasta convertirla en un thriller perturbador que profundiza en la codicia humana y en lo que somos capaces de hacer por dinero. “Tumba Abierta” es un excelente ejercicio de estilo entre la paranoia hitchcockiana y el humor negro inglés; cine bien interpretado, rodado con mano firme y maneras modernas, con un efectivo e intrigante guión de John Hodge (en la primera de sus seis colaboraciones con Boyle) plagado de giros de argumento y un clímax final perturbador. “Tumba abierta” es una reflexión sobre la corrupción y decadencia de una sociedad consumista y ambiciosa, pero también es un entretenimiento de primera que sirvió de estandarte para el nuevo cine británico de los 90.

Alex (Ewan McGregor en su segundo film), David (Christopher Eccleston) y Juliet (Kerry Fox) son tres compañeros de piso que alquilan una habitación a Hugo (Keith Allen), un misterioso tipo que muere dejando una maleta llena de dinero. Entre los tres deciden quedarse con el dinero, pero aún han de deshacerse del cuerpo. Las sospechas comenzarán a surgir, creando un ambiente enrarecido en el que nadie confía en nadie.

Aunque acusado de hacer un cine excesivamente comercial (influenciado por los videoclips, los cómics y el cine de género), lo cierto es que Danny Boyle sabe lo que el público quiere y prueba de ello son éxitos rutilantes como “28 días después…” (2002) o “127 horas” (2010). Y aquí sabe perfectamente dosificar la tensión y presentar a unos carismáticos personajes que pasan de ser refrescantes y gamberros a verse metidos en una trama de cine negro (gangsters, maletines, cadáveres, …) que los transforma en auténticas alimañas. “Tumba abierta” triunfó igual en festivales de cine fantástico y terror (Fantasporto) como generalistas (Danny Boyle logró la Concha de Plata al mejor director en San Sebastián).

 

– Para amantes de las historias dedicadas a cómo la ambición siempre lo estropea todo.

– Imprescindible para conocer mejor a un director subestimado como Danny Boyle.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies