CINEBLOG.NET

 

Pocos directores de la historia han sido tan versátiles como Howard Hawks. A obras maestras de la comedia (“La fiera de mi niña”, 1938, o “Luna nueva”, 1940), del cine negro (“El sueño eterno”, 1946) o el western (“Río Bravo”, 1959) hay que añadir dos subgéneros muy populares en la época: aventuras de tipos duros en entornos exóticos y películas de aviadores. Howard Hawks, que habia rodado grandes films de ambas temáticas (“Tener y no tener”, 1944, o “La escuadrilla del amanecer”, 1930), las mezcló en un encantador cóctel que supuso cierto punto de inflexión en su carrera, marcando el momento en el que sus obras se volvieron más complejas y oscuras. Un sencillo, poco expeditivo, pero atractivo argumento (Jules Furthman escribió al menos una decena de obras maestras, varias de ellas para Hawks) se convierte en manos del maestro Hawks en un prodigio de personajes entrañables, romances imposibles, diálogos ingeniosos y situaciones emocionantes.

Bonnie Lee (Jean Arthur) es una joven corista que, de camino a su nuevo lugar de trabajo, llega a la región peruana de Barranca. Allí conocerá a Geoff Carter (Cary Grant), un atractivo piloto que hará que se plantee quedarse a vivir en Barranca. Por otro lado, Bat Kilgallen (Richard Barthelmess) es otro piloto que intenta que le den trabajo tras haber saltado de un avión abandonado al mecánico a su suerte.

“Solo los ángeles tienen alas” es una de esas maravillas del Hollywood clásico en las que se conjugaban una serie de geniales talentos de diversas disciplinas: el gran Dimitri Tiomkin (ganador de 4 Oscars) hizo la dramática banda sonora; la futura símbolo sexual Rita Hayworth tuvo aquí su primer papel importante; las estupendas secuencias de vuelo estuvieron a cargo de Paul Mantz, ‘stuntman’ especializado en aviones cuya carrera se extendió desde Howard Hughes a “El mundo está loco, loco, loco” (Stanley Kramer, 1963); y todo un equipo técnico y artístico responsable de algunos de los mejores trabajos de la Columbia durante una época en la que Hollywood brillaba más que nunca.

 

– Para amantes de las aventuras clásicas.

– Imprescindible para coleccionistas de los grandes iconos del cine de aviadores.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies