CINEBLOG.NET

 

Tras pasar con éxito por Oporto, Sitges o Bruselas (sedes de los más importantes festivales de Cine Fantástico) con su anterior película (“Dog Soldiers”, 2003), con la que esta guarda más de una similitud; el director inglés Neil Marshall (“Doomsday”, 2008, o “Hellboy”, 2019) rodó este film de culto, mezcla de aventuras subterráneas y ‘monster movie’. “The Descent” parte de una premisa de ‘slasher’ (roles heterogéneos en un argumento donde el ocio se transforma en tragedia y muerte) para profundizar en la psicología de unos personajes creíbles con una claustrofóbica puesta en escena, un asfixiante ritmo y un brutal sentido de la violencia. Jugando con la oscuridad y los sonidos, Neil Marshall consigue levantar una trama sencilla (con final previsible), que intenta ser lo más realista posible, en la que el ser humano vuelve a enfrentarse a la naturaleza más hostil; logrando un film de terror puro, de atmósfera opresiva y secuencias que sacuden al espectador.

Sarah (Shauna Macdonald) perdió a su marido y a su hijo hace un año en un accidente de tráfico. Ahora, sus amigas, intentando que se olvide de aquello, organizan una ruta espeleológica por unas cuevas en Carolina del Norte. Pero un desprendimiento hace que se queden atrapadas y tengan que buscar una salida por otro sitio. Pero además parece que no están solas en la oscuridad de esas cuevas.

“The Descent” también puede considerarse una alegoría del proceso de asimilación de la pérdida, un camino tortuoso y oscuro representado con acierto en los entresijos abisales de una cueva cargada de horrores. Pero ante todo estamos frente a un entretenimiento de primera que con un presupuesto escaso y unas cuantas buenas ideas, logra sumergir al espectador en una angustiosa pesadilla construida a base de dilemas morales, acción y miedo; con unas inquietantes y letales criaturas, tinieblas permanentes, humedad sangrienta y un grupo de heroínas que admiten apuestas sobre quien va a morir primero. Su éxito propició una secuela bastante inferior (“The Descent: Part 2”, 2009, de Jon Harris).

 

– Para amantes del cine de terror claustrofóbico.

– Imprescindible para ver todo lo que se puede hacer con muy poco.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies