CINEBLOG.NET

 

Aunque su sensacionalista premisa eclipsó este agradable producto hollywoodiense (técnicamente impecable) y provocó que se criticase su poca fidelidad con los hechos (o que los protagonistas no respondiesen a fisionomías uruguayas) y sus maneras de producción comercial; lo cierto es que el film de Frank Marshall (fundador de la Amblin Entertainment junto a Steven Spielberg, que intentaba hacerse un hueco como realizador tras el relativo fracaso de “Aracnofobia”, 1990) es un efectivo ejercicio de aventuras, acción y heroísmo que esquiva al máximo los elementos más escabrosos de la historia real (ocurrida en 1972) y se recrea en una épica humana tan inofensiva como entretenida. Bien interpretada por Ethan Hawke, Vincent Spano o Illeana Douglas (y narrada por John Malkovich), “¡Viven!” sabe emocionar con su mezcla de drama psicológico-moral y el más puro cine de supervivencia.

El avión que transporta a un equipo de rugby de Uruguay se estrella en los Andes. Tras comprobar que nadie parece rescatarlos, los supervivientes planean una travesía para pedir ayuda. Mientras tanto tienen un problema: no tienen comida. Tendrán que sobrevivir alimentándose con los cadáveres de sus compañeros.

A pesar de contar con supervivientes reales como consultores, “¡Viven!” se aleja del realismo más detallista y minimiza el impacto del dilema existencial entre la naturaleza y la sociedad que contiene el libro de Piers Paul Read (en el que está basado el film). Aunque tal vez no sea muy profunda o compleja, “¡Viven!” contiene algunas secuencias impactantes (estupenda la secuencia del accidente aéreo), emocionantes (el viaje final a través de las montañas) y dramáticas que mantienen el interés del espectador. “¡Viven!” es un drama de catástrofes que está por encima del mero dilema moral de si comer o no carne humana para sobrevivir, es un ejercicio de cine bien hecho, con buen ritmo y puesta en escena, pero demasiado endulzado y carente de personalidad; donde una situación límite es un foco de emociones humanas en torno al aislamiento, la pérdida, el dolor o la superación.

 

– Para amantes del cine de aventuras hollywoodienses con trasfondo moral.

– Imprescindible para analizar la larga sombra de Steven Spielberg.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies