CINEBLOG.NET

 

Primera de las adaptaciones de Poe que el titán de la serie B Roger Corman llevó a cabo durante los 60 (“El péndulo de la muerte”, 1961, o “La máscara de la muerte roja”, 1964). Basada en el relato corto homónimo de Edgar Allan Poe (cuyos derechos de autor habían expirado), “La caída de la casa Usher” fue escrita por el prolífico autor todoterreno Richard Matheson (“El increíble hombre menguante”, 1957, de Jack Arnold). Corman rodó el film en color, con más presupuesto y en más de diez días, infringiendo todas las reglas de sus exitosas producciones de serie B (“Emisario de otro mundo”, 1957, o “Un cubo de sangre”, 1959); marcando un punto de inflexión en su carrera. Su música, su ambientación (un estilo gótico y un tanto acartonado marcó el cine de terror de la década), su precisa puesta en escena, su iluminación en tonos rojos y azules o su intrigante argumento la convierten en una pieza imprescindible del cine de terror.

El joven Philip Winthrop (Mark Damon) se traslada a la casa Usher, situada en un lóbrego pantano, para llevarse a su prometida a Boston. Allí conocerá al hermano de esta, Roderick (Vincent Price), que le contará el secreto de la familia.

A pesar de su ambiciosa producción no estaba a la altura de las grandes producciones hollywoodienses (presupuesto de unos 200.000 dólares, 15 días de rodaje, solo cuatro actores, …); y pese a todo fue un éxito de taquilla enorme gracias a la arrolladora presencia del icónico Vincent Price (en una de sus más reputadas interpretaciones), una atmósfera opresiva y siniestra que convierte la mansión del título en un ser monstruoso que encierra a sus protagonistas, unos retratos psicológicos entre lo onírico y lo morboso y una narración donde, como en el cine de bajo presupuesto, Corman insinúa más que muestra. Aunque de una manera un tanto sacrílega para los seguidores más rigurosos del autor de “El corazón delator”, Roger Corman consigue trasladar el espíritu sórdido y romántico de Poe al medio cinematográfico (convirtiéndose en una especie de canon en adaptaciones posteriores).

 

– Para amantes del cine de terror gótico/romántico.

– Imprescindible para cinéfilos aficionados a Edgar Allan Poe.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies