CINEBLOG.NET

 

Olvidado el relativo fracaso de “La Jungla 2 (Alerta Roja)” (Renny Harlin, 1990), John McTiernan (“Depredador”, 1987, o “El último gran héroe”, 1993) volvía a dirigir (tras “La jungla de cristal”, 1988) las aventuras de John McClane ; y el resultado estuvo a la altura de la primera parte. Y es que “Jungla de Cristal: La Venganza” es un enérgico y trepidante espectáculo de acción trufado de los habituales chistes a contracorriente y gags irónicos de la saga; que gracias a la enérgica puesta en escena de un especialista como John McTiernan, al divertido guión de Jonathan Hensleigh (un recital de persecuciones, tiroteos, explosiones, peleas, saltos y las proezas más sobrehumanas), a unos solventes intérpretes (hay mucha química entre Willis y Samuel L. Jackson), a su estructura a base de enigmas y a una serie de calculadas sorpresas, se ha convertido en uno de los hitos del cine de acción hollywoodiense de los 90.

Después de que una bomba explote en un centro comercial neoyorquino, un hombre llamado Simon (Jeremy Irons) amenaza con hacer detonar más bombas si el teniente John McClane (Bruce Willis) no resuelve una serie de acertijos y pruebas por todo Manhattan. En su primera prueba conocerá a Zeus (Samuel L. Jackson), que se unirá a John en estas misiones contrarreloj.

Las novedades son obvias: un tablero de juego mucho más extenso que subvierte los claustrofóbicos escenarios de sus predecesoras; mucha más acción y explosiones varias (aprovechando las calles de Nueva York para intensas escenas automovilísticas, básicamente inéditas en la saga); su resultona forma de ‘buddy movie’; y un protagonista (por fin sin peluquín) desvencijado, de resaca y amargado por su divorcio. Por otro lado también se repiten diversas constantes en las peripecias de John McClane: como ese refinado y ambicioso terrorista europeo impecablemente interpretado por Jeremy Irons; su trasfondo dramático-familiar (más atenuado que nunca, eso si); o la integridad a prueba de balas de ese cínico de buen corazón que tantos buenos momentos ha dado a Bruce Willis.

 

– Para los que nunca tendrán suficiente con “La jungla de cristal” (1988).

– Imprescindible para ver en sesión doble con “El último gran héroe” (dirigida el año anterior por McTiernan).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies