CINEBLOG.NET

 

Aunque llevaba más de una década en Hollywood, “Los ángeles perdidos” fue el film que encumbró al austro-húngaro Fred Zinnemann (“Sólo ante el peligro”, 1952, “Un hombre para la eternidad”, 1966, o “Chacal”, 1973) como uno de los artesanos más importantes del cine americano de las siguientes décadas (llegaría a ganar hasta 4 Oscars). En parte rodada en las verdaderas ruinas dejadas por la II Guerra Mundial en ciudades como Nuremberg o Wurzburgo, convirtiendo los devastados paisajes urbanos en una perfecta metáfora visual del estado de una Europa herida de muerte, “Los ángeles perdidos” es un emocionante drama con trasfondo bélico que reflexiona sobre las consecuencias de la guerra en la infancia (y por extensión en la familia, la comunidad y la sociedad); la pérdida de la inocencia a base de muerte y destrucción, soledad y tragedia, la imposibilidad de ser niño en medio de una guerra.

En plena ocupación de Alemania por parte de las tropas aliadas, un joven soldado norteamericano (Montgomery Clift) ayudará a un niño superviviente (Ivan Jandl), que ha sobrevivido al campo de concentración de Auschwitz, a recordar lo que le ha pasado.

Zinnemann demuestra su interés por el realismo (con tomas casi de cine documental), acercándose a lo que en Europa estaban haciendo directores como Roberto Rossellini (que aquel mismo año estrenó “Alemania, año cero”). Así, “Los ángeles perdidos” es un sólido drama de la época dorada de Hollywood (con el personaje de Clift como centro), pero también un desgarrador drama realista (que tiene su punto culminante en los duros travellings a través de una Alemania en estado de shock) apegado a las vanguardias del cine social de los 40. El mítico Montgomery Clift debutó en el cine con esta película, demostrando la intensidad y la minuciosidad de los actores del ‘método’, que en aquel momento comenzaban a conquistar las pantallas (Marlon Brando, Paul Newman, Jack Nicholson, …). “Los ángeles perdidos” logró el Oscar al mejor guión original y uno especial para Ivan Jandl, el niño protagonista (por su ‘extraordinaria interpretación juvenil’).

 

– Para estudiosos del cine social bélico.

– Imprescindible para amantes de los dramas bélicos realistas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies