CINEBLOG.NET

 

Antes de dedicarse plenamente a su faceta de guionista y productor y reventar las taquillas de todo el mundo con “Solo en casa” (1990), John Hughes fue uno de los más prometedores directores de comedia de los 80; y tuvo en “Mejor solo que mal acompañado” (desafortunado título español de “Planes, trains & automobiles”) su último gran ejemplo, a pesar de ser vendida en España como una comedia del montón. Así, tras dirigir algunas de las más importantes películas sobre la juventud de los 80 (“16 velas”, 1984, “El club de los cinco”, 1985, “La mujer explosiva”, 1985, y “Todo en un día”, 1986), John Hughes demostró que además de filmar la angustia adolescente como nadie también era un agudo y emotivo observador de la naturaleza humana en los adultos con esta comedia de trasfondo amargo (basada en la contraposición de roles) con forma de ‘road movie’ catastrófica y protagonizada por dos cómicos en la cima de sus carreras.

Neal Page (Steve Martin) es un ejecutivo que ha de ir desde Nueva York hasta Chicago para pasar la noche de Acción de Gracias con su familia. Cuando su vuelo es desviado hasta Wichita (Kansas) se verá obligado a compartir viaje con un extrovertido y verborréico vendedor de aros de cortina (John Candy).

Uno de los grandes aciertos de Hughes es introducir en un argumento que aprovecha a la perfección los clichés de los géneros que aborda (en este caso una ‘buddy movie’ de viajes) a unos personajes perfectamente perfilados, con profundidad psicológica y el equilibrio adecuado entre humor y drama. A pesar de ciertas salidas de tono que casi pueden considerarse señas autorales de Hughes (John Candy convertido en el diablo, …) el film mantiene una humanidad y una fuerza que lo convierte en un más que digno entretenimiento bienintencionado para toda la familia, divertido, disparatado e incluso moralizante. Además Hughes vuelve a demostrar su melomanía popular, llenando el film de pop, rock y country (con secuencias memorables como el divertido momento ‘Mess Around’ de Ray Charles); como acompañamiento de la alegre banda sonora de Ira Newborn.

 

– Para amantes de la comedia americana con giro final.

– Imprescindible para conocer otra faceta del creador de Ferris Bueller.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies