CINEBLOG.NET

 

El director japonés Masaki Kobayashi había adquirido prestigio gracias a su ‘Trilogía de la Condición Humana’ (1959-61), donde reflexionaba sobre las consecuencias de la II Guerra Mundial en la sociedad japonesa, desarrollando con profundidad y complejidad un controvertido discurso antibelicista vertebrado por dilemas morales y relaciones sentimentales. Así que, cuando aborda un género como el cine de samuráis lo hace desde estas mismas constantes, tratando temas como la autoridad, la familia, el machismo, el honor y, por supuesto, la insurrección con tanta fuerza e inteligencia como un drama filosófico desgarrador. “Rebelión” más que ante un film de samuráis propiamente dicho, con numerosas escenas de combates (que los hay) y exaltación del honor, es un trágico drama de época (con un romance que ha de superar barreras y abusos de poder), intenso y elegantemente rodado.

A mediados del siglo XVIII, en pleno período Edo, con el gobierno controlado militarmente por los shoguns (una especie de generales) Tokugawa; Isaburo (Toshiro Mifune) es un soldado del clan Aizu que acepta que su hijo se case con la amante del líder del clan, por orden de este.

Su minuciosa puesta en escena y recreación histórica, sus numerosas virtudes técnicas y artísticas, la música folclórica de Toru Takemitsu (interpretada enteramente con instrumentos tradicionales) y un argumento clásico de la tradición oriental (los intereses de la comunidad, en este caso el clan, en conflicto con los intereses del individuo) elevan el interés de esta reivindicación de la dignidad humana frente a las cadenas institucionales. A pesar de estar a la altura de cineastas contemporáneos como Akira Kurosawa o Yasujiro Ozu, Kobayashi no consiguió el reconocimiento de estos. Y es que el director de “Harakiri” (1962) o “El más allá” (1964) siempre ha esgrimido una actitud más radical y contracultural que estos, desarrollando una feroz crítica social y moral que en “Rebelión” sirve para desmontar las tradiciones discriminatorias, la jerarquía militar y colectivismo propio de la cultura oriental.

 

– Para interesados en la cultura tradicional japonesa.

– Imprescindible para coleccionistas de obras maestras del cine oriental.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies