CINEBLOG.NET

 

Tras “Beautiful Girls” (1996) o “Condenados a fugarse” (1999), el último largometraje de ficción del infravalorado Ted Demme (que falleció al año siguiente con solo 39 años… precisamente tuvo un infarto tras un partido de baloncesto causado por haber consumido cocaína) se servía de una historia real para hacer un recorrido por los años 70 y 80, además de reflexionar irónicamente sobre la moral, el éxito, el poder y la justicia (y suponer la última vez que Johnny Depp hizo de ‘persona normal’). Una banda sonora a base de excelentes ‘caras B’ de grupos como The Rolling Stones, Lynyrd Skynyrd o Bob Dylan; un reparto kilométrico repleto de caras conocidas (Penélope Cruz, Franka Potente, Paul Reubens, Ethan Suplee, Ray Liotta o Jordi Mollà); y un ritmo y un tono herederos de “Uno de los nuestros” (1990) y el cine de Guy Ritchie; intensifican el ritmo frenético de la historia y la relacionan directamente con el cine de Scorsese.

George Jung (Johnny Depp) es un camello de marihuana de California que, ante la gran demanda, decide traer él mismo cargamentos desde México. Pronto se dará cuenta puede ganar más dinero traficando con cocaína y se convertirá en el más importante narco de los años 70, tratando directamente con el mismísimo Pablo Escobar (Cliff Curtis).

David McKenna (“American History X”, 1998, de Tony Kaye) y Nick Cassavetes (“Alpha Dog”, 2006) fueron los encargados de adaptar la narcótica novela de Bruce Porter; este algo típico relato de ascenso y caída que parece decirnos que la ambición y la estupidez humana no son buenos aliados. La actitud bienintencionada del protagonista (que contrasta con la del oscuro negocio en el que está metido) creó cierta polémica que ayudó a que el film fuese rechazado por la crítica (que no así por el público). A pesar de sus virtudes, “Blow” resulta un tanto irregular (ese final excesivamente sentimental), pero aún así es una entretenida, aunque algo tópica, muestra de la agilidad narrativa y la profundidad para todos los públicos que el sobrino de Jonathan Demme sabía imprimir a sus films.

 

– Para buscadores de biopics con vocación moderna y comercial.

– Imprescindible para conocer la historia de la cocaína en la America de los 70.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies