CINEBLOG.NET

 

Dos años después de lanzarla al estrellato con “El ángel azul” (1930), el realizador de origen austriaco Josef von Sternberg (“La última orden”, 1928, o “Los muelles de Nueva York”, 1928) rodaba por cuarta vez con Marlene Dietrich, con la cual mantenía relaciones dentro y fuera de la pantalla. “El expreso de Shanghai” es un thriller dramático situacional, extravagante y elegante, que trata temas como el colonialismo o la raza, mostrando la decadencia moral de las clases acomodadas. Pero ante todo es un poderoso, ingenioso y sofisticado ejercicio estético (Estupenda, y oscarizada, fotografía de Lee Garmes, que juega con los claroscuros creando una atmósfera inquietantemente romántica); una nueva exploración de von Sternberg de las posibilidades de la imagen (donde también hay lugar para las aventuras y cierto humor irónico).

En un tren camino de Shanghai, Lily (Marlene Dietrich) se reencuentra con el capitán Donald Harvey (Clive Brook), un antiguo amante que la rechazó. Pero cuando los rebeldes chinos toman el tren y retienen a este, Lily hará lo posible por salvarle la vida.

Su exotismo exuberante, su impecable producción, la belleza absorbente de la Dietrich y su condición de gran entretenimiento cinematográfico la convirtieron en uno de los más grandes éxitos de taquilla de la Gran Depresión. Además su atractivo argumento a cargo de Jules Furthman (colaborador de Howard Hawks en obras maestras como “El sueño eterno”, 1946, o “Río Bravo”, 1959), inspirado en un relato corto de Guy de Maupassant (“Bola de sebo”, 1880), mantiene el suspense y el ritmo con habilidad. Su arrebatadora artificialidad y su poesía visual vuelven a servir de acompañamiento a un preciso estudio de la condición humana, con unos personajes bien perfilados y un tumultuoso contexto histórico que representa el interior de la mente de los personajes. Aunque a pesar de las buenas interpretaciones secundarias, Marlene Dietrich sostiene casi por sí sola un film insólitamente (para la época, al menos) feminista que gira casi obsesivamente en torno a su protagonista.

 

– Para descubrir el mejor cine clásico Hollywoodiense.

– Imprescindible para acercarse a la mítica relación cinematográfica von Sternberg-Dietrich.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies