CINEBLOG.NET

 

Basada en la primera novela de ciencia-ficción protagonizada por el profesor Challenger, al que Arthur Conan Doyle volvió en cuatro ocasiones (hasta su muerte en 1930), y popularmente considerada como la primera película de dinosaurios; “El mundo perdido” es un magnífico entretenimiento, tan anticuado como encantador, que fundó un canon en torno a las películas de mundos perdidos poblados por criaturas insólitas (de tal manera que es difícil ver films de este subgénero sin encontrar numerosas referencias, influencias o plagios). Un ambicioso proyecto (tardó años en completarse) convertido en un espectacular éxito de público y crítica gracias a su insólita mezcla de aventuras, ciencia, fantasía, acción y efectos especiales (fue el primer largometraje en utilizar animación por modelado como el recurso principal de sus efectos).

Siguiendo las indicaciones del diario de un explorador desaparecido, el profesor Challenger (Wallace Berry) organiza una expedición a Venezuela con el fin de encontrarlo y de paso demostrar que en ese extraño mundo perdido aún hay dinosaurios.

Los efectos especiales fueron obra del pionero del stop-motion Willis O’Brien, maestro de Ray Harryhausen y creador efectos especiales para “King Kong” (Merian C. Cooper & Ernest B. Schoedsack, 1933), por la que rechazó un Oscar debido a que consideraba que cualquiera de su equipo también lo merecía (esto provocó su rechazo en Hollywood). O’Brien inventó técnicas como dividir el fotograma para que criaturas y personas apareciesen en la misma escena y creó un amplio catálogo de dinosaurios (brontosaurio, braquiosaurios, triceratops o, por supuesto, el tiranosaurio) inspirado en las ilustraciones del artista estadounidense Charles R. Knight. Una auténtica joya de arqueología cinematográfica que nos sumerge en los orígenes del lenguaje del 7º arte, transportándonos a una época más sencilla en la que la experiencia del espectador aún no estaba tan contaminada como hoy día. Además su copyright es de dominio público y podemos encontrar una copia de calidad fácilmente en la red.

 

– Para conocer el “Parque Jurásico” del cine mudo.

– Imprescindible para cualquier interesado en los efectos especiales tradicionales.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies