CINEBLOG.NET

 

Adaptación ‘palabra-por-palabra’ de la novela homónima de Ernest Hemingway, la cual hizo recobrar el prestigio al autor (dos años después logró el Premio Nobel), “El viejo y el mar” es un film de aventuras con trasfondo dramático que tiene en la siempre inspirada interpretación de Spencer Tracy, la sinfónica banda sonora de Dimitri Tiomkin (por la que logró su cuarto Oscar), el idealizado colorido de los paisajes costeros cubanos y la sólida puesta en escena de John Sturges (“Conspiración de silencio”, 1955, “Los siete magníficos”, 1960, o “La gran evasión”, 1963), sus mejores bazas. La recurrente lucha del hombre contra la naturaleza (como metáfora de nuestras imposibles ansias de alcanzar lo que no tenemos) vertebra este relato que va desde el drama costumbrista a la supervivencia marina.

El film nos cuenta la historia de un viejo pescador cubano (Spencer Tracy) que lleva casi tres meses sin pescar nada. El único que aún confía en el es un niño que intenta ayudar al viejo. Pero el día número 85 de su ‘sequía’ conseguirá dar con la presa más difícil de su carrera.

Épica minimalista al servicio de una historia crepuscular que profundiza en la esperanza y en la soledad para confeccionar una alegoría sobre la condición del ser humano; “El viejo y el mar” cuenta con un inmejorable elenco artístico y técnico, pero parece que no logran aunar sus talentos, dejando momentos memorables dentro de un conjunto que no termina de resultar compacto. Nunca es fácil llevar una obra maestra de la literatura al cine, y “El viejo y el mar” lo logra a medias; tal vez por cierta artificialidad o por simplificar demasiado el complejo mensaje de la obra original. Pero la verdad es que es una película más que digna, que nos traslada a los últimos compases del Hollywood clásico. Además de ser pionera en el uso del croma (con una enorme pantalla azul donde reproducían escenarios pregrabados). Aún con su imperfección, “El viejo y el mar” sigue siendo la referencia visual cuando pensamos en el viejo lobo de mar creado por Ernest Hemingway (el cual estaba encantado con la película).

 

– Para interesados en el concepto de adaptación de literatura al cine.

– Imprescindible para asomarse a la obra de algunos de los grandes talentos del Hollywood clásico.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies