CINEBLOG.NET

 

El francés Robert Bresson (“El diario de un cura de campaña”, 1951, “Pickpocket”, 1959, o “Al azar de Baltasar”, 1966) consiguió con “Un condenado a muerte se ha escapado” su más logrado ejercicio de cine puro. Inscribiéndose en un subgénero prototípico como es el cine de fugas y a partir de una premisa muy simple, Bresson sabe confeccionar una oda humanista a la libertad; y al igual que el protagonista va usando los escasos elementos de que dispone para elaborar una fuga, Bresson hace lo propio con con esta historia aderezada por la solemne música de Mozart. Una auténtica lección de cine (con una puesta en escena fría y precisa que tiene en la repetición uno de sus motivos principales.), donde el director de “Mouchette” (1967) demuestra que no se necesitan grandes presupuestos ni historias épicas para lograr imágenes bellas o plasmar conceptos relevantes; y es que sus diálogos escasos (con un absorbente uso de los silencios) y austeros escenarios esconden un mensaje tan profundo como inteligente.

El film nos cuenta la sencilla historia del teniente Fontaine (François Leterrier), que durante la ocupación francesa por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial es encarcelado por volar un puente y decide urdir un plan para escaparse de su fría celda.

Sin ninguna clase de adornos superfluos (ni estéticos ni narrativos) y con un opresivo estilo repleto de planos cortos que tratan de situarnos en el interior de la mente del protagonista, “Un condenado a muerte se ha escapado” puede verse como una alegoría de la situación francesa durante la ocupación, un canto a la esperanza en una situación de tragedia inminente; pero también es un film sobre la importancia de no perder nunca la confianza en uno mismo y tus posibilidades. Film preciso y emocionante (con una inteligente utilización del sonido y un final inolvidable) que por medio de emociones básicas y universales hace que empaticemos, gracias a la naturalidad y el dramatismo adquirido por la narración, con el protagonista y con su calculada fuga de reminiscencias religiosas.

 

– Para buscadores de películas en las que no sobre nada.

– Imprescindible para quien busque una influencia inmediata de “Fuga de Alcatráz” (Don Siegel, 1979) o de la totalidad del cine de Aki Kaurismaki.

 

RODAJE

Robert Bresson y los protagonistas de “Un condenado a muerte se ha escapado”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘Un condenado a muerte se ha escapado’.

 

ART WORK

Poster estadounidense de ‘Un condenado a muerte se ha escapado’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies