CINEBLOG.NET

 

Siguiendo la exploración del elegante, romántico, alegórico y visualmente poderoso cine bélico que practicaron en torno a la II Guerra Mundial (“Los invasores”, 1941, “Vida y muerte del coronel Blimp”, 1943, o “A vida o muerte”, 1946), Michael Powell y Emeric Pressburguer dirigieron esta comedia dramática que evoca “Los Cuentos de Canterbury” de Chaucer (sin inspirarse directamente en estos) para confeccionar una historia que pretende erigirse en agradable retrato costumbrista de la región natal de Powell. La vida en tiempos de guerra vuelve a ser el entorno perfecto para reflexionar sobre las relaciones anglo-estadounidenses y el peso del pasado; utilizando el recurso ‘chauceriano’ de la peregrinación religiosa como herramienta para presentarnos a una serie de personajes bien perfilados.

El film nos cuenta la historia de tres desconocidos (un sargento británico, otro estadounidense y una joven que colabora con un grupo civil de mujeres agricultoras) que se conocen cerca de Cantenbury. Juntos intentarán resolver el caso de un misterioso atacante que unta con pegamento el pelo de las chicas que salen con soldados.

Mezclando un realismo británico precursor del Free Cinema de los 50 (un ejemplo es el uso de actores poco conocidos o no profesionales) con cierto Expresionismo Alemán (su director de fotografía Erwin Hiller debutó en el cine como asistente de cámara de Fritz Lang en “M, el vampiro de Düsseldorf”, 1931), “Un cuento de Cantenbury” se refugiaba en el blanco y negro (Powell y Pressburguer fueron unos de los más inspirados maestros del Technicolor) para imprimir a la historia cierto tono de suspense. Estética, conceptual y narrativamente sobresaliente, “Un cuento de Canterbury” fue un nuevo paso en la confirmación de sus directores como unos de los grandes genios innovadores del 7º Arte (alcanzando su cima con obras maestras como “Narciso negro”, 1947, o “Las zapatillas rojas”, 1948). A pesar de que no ser un éxito en el momento de su estreno, el tiempo y la recuperación de la versión original en los años 70 la han puesto en el lugar que merecía.

 

– Para amantes del mejor cine y la cultura británica.

– Imprescindible para interesados en los eslabones entre el cine clásico y el moderno.

 

RODAJE

Michael Powell & Emeric Pressburger en el set de “Un cuento de Canterbury”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘Un cuento de Canterbury’.

 

ART WORK

Cameron Thorp – Poster para la edición de Critirion de ‘Un cuento de Canterbury’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies