CINEBLOG.NET

 

La mejor de las películas de Tim Burton en las últimas dos décadas (desde que dirigiese “Sleepy Hollow”, 1999; de hecho Burton no ha tenido ni una sola idea original desde “Eduardo Manostijeras”, 1990, solo se ha dedicado a reciclar, versionar o adaptar historias preexistentes) supo extraer de la novela de Daniel Wallace todo un mundo mágico repleto de optimismo desbordante, viajes y aventuras imposibles, romances idílicos y personajes encantadores en el que el director de “Ed Wood” (1994) parecía sentirse igual de a gusto que en sus populares cuentos góticos. El tema que vertebra la historia es el de la reconciliación paterno-filial, pero la concepción del mundo como algo mágico y de la verdad como relativa a tu sentido de maravillarte con las cosas guía toda la película.

Will Bloom (Billy Crudup) ha crecido con cierto resentimiento hacia su padre (Albert Finney), al cual recrimina que nunca le contase la verdad sobre nada. Cuando su padre enferma, Will volverá a casa y rememorará todas las extraordinarias historias en las que su joven padre (Ewan McGregor) recorría el mundo.

“Big Fish” también es una carta de amor al arte de contar historias; una exploración de como la racionalización del mundo y la necesidad de una verdad objetiva ha corrompido la capacidad de asombro y la ingenuidad; y un voto en contra del conformismo y la cuadratura de la sociedad y las adocenadas tendencias de pensamiento. Una atmósfera de Gótico Sueño que le da cierto tono oscuro, grotesco, irónico y macabro que hace de contrapunto de la actitud positiva de su protagonista y su a veces colorista concepción estética. Todo sostenido por un vitalista y encantador Ewan McGregor se hace dueño de este maravilloso viaje por la memoria y la fantasía en el que todo es posible. Además tenemos un reparto interminable de caras conocidas (Helena Bonham Carter, Marion Cottillard, Steve Buscemi, Danny DeVito, …) que incorporan un catálogo de extravagantes personajes que van de lo circense a lo siniestro, de lo improbable a lo imposible, del cine de terror a los cuentos de hadas.

 

– Para amantes de los cuentos de hadas modernos.

– Imprescindible para los que quieran reivindicar la fantasía como herramienta para interpretar el mundo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies