CINEBLOG.NET

 

Gracias a “La noche de los muertos vivientes” (1968) y “Zombi” (1978), George A. Romero era el alabado padre de los ‘muertos vivientes’ modernos; y, además de inigualable creador de ‘best sellers’, Stephen King ya había sido adaptado al cine en obras maestras como “Carrie” (Brian De Palma, 1976) o “El resplandor” (Stanley Kubrick, 1980). Y fue entonces cuando dos de los grandes iconos del terror de principios de los 80 se unieron para homenajear a una de sus más recordadas influencias: los polémicos cómics de horror publicados en los años 50 por EC Comics. King utilizó un par de relatos cortos propios, e inventó tres historias más, para confeccionar un macabro catálogo de ideas terroríficas que se mueven sin vergüenza por el lado más lúdico del género, con cariño e ingenio. Al igual que los cómics de la EC que le sirven de inspiración, “Creepshow” mezcla el terror con el humor negro y la ironía; además de ciertos comentarios críticos sobre la sociedad y la moral.

“Creepshow” está compuesta por cinco historias: un padre difunto que busca venganza, un campesino infectado por un extraño meteorito, una pareja de amantes castigados, el descubrimiento de una monstruosa criatura en una universidad y la obsesión de un hombre por los gérmenes.

Como en cualquier película episódica, “Creepshow” contiene algunos segmentos más memorables que otros, pero cualquier aficionado al terror guarda en su memoria cinéfila a ese paleto (el propio Stephen King) siendo asimilado por un ente vegetal, al gran E.G. Marshall acosado por sus cucarachas interiores o los sarcásticos interludios animados (un prólogo y un epílogo); además de los carismáticos efectos de maquillaje de otro icono del género: Tom Savini. Puede resultar frívola e ingenua, pero es que “Creepshow” es uno de esos films (un reparto plagado de caras conocidas y una colorida puesta en escena que evoca las viñetas de los cómics) para dejarse llevar por el niño que todos tenemos dentro. George A. Romero reuniría otras tres historias de Stephen King en la entretenida “Creepshow 2” (Michael Gornick, 1987).

 

– Para amantes del terror irónico y liviano.

– Imprescindible para interesados en los iconos modernos del cine de terror.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies