CINEBLOG.NET

 

Tres décadas después de publicar la novela, el controvertido y oscarizado guionista Dalton Trumbo (“Espartaco”, 1960, o “Papillón”, 1973) llevó su obra al cine, logrando uno de los films antibelicistas más carismáticos de la historia. Dalton Trumbo fue oscarizado por “Vacaciones en Roma” (William Wyler, 1953), y “El Bravo” (Irving Rapper, 1956), aunque no estaba acreditado por pertenecer a la ‘Lista Negra’ del Comité de Actividades Antiaméricanas debido a sus tendencias izquierdistas (era miembro del partido comunista); esto provocó que la Academia no lo reconociese hasta muchos años después (uno de ellos póstumamente). Así, Trumbo elabora una desoladora crítica hacia esa sociedad que lo había apartado y silenciado durante décadas; mostrando el lado más cruel e inhumano del ‘American Way of Life’ (además es uno de las más impactantes y duras defensas cinematográficas de la eutanasia).

Johnny (Timothy Bottoms) es un joven soldado que tras ser herido en la Primera Guerra Mundial, se encuentra confinado en un hospital, con sus extremidades amputadas y sus sentidos anulados. Johnny comenzará poco a poco a rememorar su pasado y a comunicarse con el exterior.

A pesar de contar con un excelente reparto y de tener cierta repercusión en el momento de su estreno (logró varios premios en Cannes), el film cayó en el olvido hasta que Metallica, en 1988, compro los derechos de este para el video de la canción ‘One’ (inspirada en el film); descubriéndolo para las nuevas generaciones y convirtiéndolo en película de culto e icono del pacifismo. Tal vez Trumbo no esté a la altura como director, pero sus intérpretes, su equipo técnico, la contundencia de la historia y ciertos modos narrativos (combina el blanco y negro y el color para separar la gris realidad del protagonista y su mundo interior) lo hace un film por encima de la media. Aunque carece de su ironía, la huella de Luis Buñuel (que en los 60 se iba a encargar de dirigir el film) también puede encontrarse en el film, a través de esas coloridas secuencias oníricas y sus múltiples elementos simbólicos.

 

– Para coleccionistas de hitos del cine anti-belicista.

– Imprescindible para interesados en la figura del ya legendario Dalton Trumbo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies