CINEBLOG.NET

 

Tras una serie de películas de culto que no funcionaron del todo bien en taquilla (“Driver”, 1978, “The Warriors”, 1979, o “La presa”, 1981), el siempre rudo Walter Hill tuvo uno de sus mayores éxitos con esta ‘buddy movie’ policíaca que inauguró uno de los subgéneros más populares de los años 80 (gracias, por ejemplo, a la saga de “Arma Letal”, 1987), al que Hill volvería en “Danko: Calor rojo” (1988). “Límite: 48 horas” está edificada a base de mezclar comedia, acción, descaro y la atractiva química que había entre Nick Nolte (famoso por la mini-serie “Hombre rico, hombre pobre”, 1976) y Eddie Murphy (que debutaba en el cine con este film tras hacerse popular con sus intervenciones en el Saturday Night Live). La contraposición de las personalidades de los dos protagonistas son la base del humor del film, mientras que Walter Hill hace el trabajo que mejor sabe hacer en las secuencias de acción e imprimiendo a la historia un ritmo trepidante que hace que olvidemos que esto ya lo hemos visto muchas veces.

Malhumorado y con poca paciencia, el detective de la policía Jack Cates (Nick Nolte) se verá obligado a sacar al extrovertido y cachondo estafador de poca monta Reggie Hammond (Eddie Murphy) de la cárcel para que lo ayude a cazar a dos presidiarios que se han escapado de la cárcel.

Primera producción de Joel Silver (convertido en productor estrella a base de hitos del cine de acción como “Depredador”, 1987, “La jungla de cristal”, 1988, o “El último Boy Scout”, 1991), “Límite: 48 horas” es un thriller criminal que sabe mantener la tensión y el suspense, y combinarla con habilidad con situaciones humorísticas cargadas de ironía y sarcasmo; aderezada con persecuciones, tiroteos, picaresca criminal, réplicas lapidarias, malos malísimos, corrupción y ambientes sórdidos, además de una serie de secundarios que forman parte de la historia del cine de acción de los 80 (David Patrick Kelly, Brion James, James Remar, Jonathan Banks o Sonny Landham). Años después, los personajes volverían en una secuela un tanto inferior (“48 horas más”, 1990).

 

– Para los que echen de menos al Eddie Murphy de los 80 (y a esa roca rubia que es Nick Nolte).

– Imprescindible para entender el atractivo de las ‘buddy cop’ cómicas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies