CINEBLOG.NET

 

Mezclando influencias que iban desde la filosofía de Wittgenstein a las vanguardias surrealistas, pasando por ‘el teatro de la crueldad’ de Antonin Artaud, Alejandro Jodorowsky (“El Topo”, 1970, “La montaña sagrada”, 1973, o “Santa sangre”, 1989) fundó junto a Fernando Arrabal y Roland Topor el llamado ‘Movimiento Pánico’. Este exploraba nuevas perspectivas para trascender lo establecido, formas de expresión y comprensión. Basada en una obra de teatro de Arrabal, “Fando y Lis” fue el debut del ‘Movimiento Pánico’ en el cine (con factura de serie B, pero profundamente ambiciosa narrativa y conceptualmente); una explosiva aventura existencial, alegórica y surrealista, que levantó ampollas en la sociedad mexicana de la época (donde no pudo estrenarse comercialmente hasta 1972) debido a su contenido sexual y violencia explícita. Una obra de arte con todas las de la ley, visualmente original, simbólicamente poderosa y conceptualmente compleja; un grito de libertad e insurrección hacia los corsés del arte y la vida.

Fando (Sergio Kleiner) y Lis (Diana Mariscal), el impotente y ella paralítica, son una pareja que deambula por un paisaje casi post-apocalíptico camino de la ciudad encantada de Tar; lugar donde supuestamente encontrarán el éxtasis espiritual.

Con la búsqueda de la felicidad como ‘leit-motiv’ filosófico-existencial del argumento, Arrabal y Jodorowsky nos sumergen en la insatisfacción inherente a la condición humana. Pero “Fando y Lis” también es una inquietante, casi monstruosa, historia de amor aderezada con soledad e incomunicación; metafórica, extravagante y metafísica, la película representaba el lado más radical de los movimientos liberales de finales de los 60. Como en otras obras de Jodorowsky, “Fando y Lis” es un viaje existencial (de pérdida de la inocencia) en busca de sentido, donde las situaciones y los personajes se suceden haciendo avanzar tanto la trama como la sabiduría de sus protagonistas. Tal fue la polémica que tras las primeras exhibiciones se pidió la expulsión de Jodorwsky del país, incluso llegaron a amenazarlo de muerte.

 

– Para amantes del cine más transgresivo y simbólico.

– Imprescindible para acercarse a la obra del inclasificable Alejandro Jodorowsky.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies