CINEBLOG.NET

 

Las opciones estéticas y conceptuales que Wes Anderson (“Academia Rushmore”, 1998, “Moonrise Kingdom”, 2012, o “Isla de perros”, 2018) podía manejar cuando decidió hacer una película de animación eran muy variadas; y Anderson (cuyas referencias culturales van de Jacques-Henri Lartigue a Jacques Cousteau, de J.D. Salinger a Vincent Van Gogh) optó por la animación ‘stop-motion’ tradicional (demostrando su gusto por lo retro) y por la adaptación de un cuento del rey de las lecturas con trasfondo: Roald Dahl (“Charlie y la Fábrica de Chocolate” o “Matilda”). El resultado es un genialidad técnica y artística, una extraña comedia de animación inteligente y única en la que el director (y su co-guionista Noah Baumbach) compone otro de sus recitales pictóricos de ironía y ternura.

Fox (George Clooney) es un zorro que aparentemente vive feliz con su esposa (Meryl Streep) y su hijo (Jason Schwartzman) en el bosque. Pero Fox oculta algo, sus intintos naturales pueden más que su necesidad de paz y sosiego.

Con una serie de interesantes lecturas sociales, políticas y psicológicas; un soberbio reparto vocal de habituales de Anderson (Bill Murray, Willem Dafoe, Owen Wilson, Adrien Brody o Michael Gambon); y entrañables gags cómicos de humor físico entre el cartoon clásico y la animación europea de los 60 y 70; “Fantástico Sr. Fox” tiene suficientes elementos como para ser un entretenimiento de lujo para toda la familia (aún cuando los niños puedan sentirse a veces un poco desorientados y los adultos más ceñudos puedan considerarla ingenua). “Fantástico Sr. Fox” trata sobre la condición humana/animal (y la alienación por la negación de nuestros instintos) y las relaciones familiares (siempre disfuncionales) y sociales, a través de una serie de geniales y excéntricos personajes (además de estupendamente perfilados). A la encantadora banda sonora del multioscarizado (por “El Gran hotel Budapest”, 2014, y “La forma del agua”, 2017) Alexandre Desplat, Anderson añade su melomanía galopante a base de clásicos populares de los 60 y 70 (Beach Boys, Rolling Stones o Bobby Fuller Four).

 

– Para amantes de la animación de calidad con concepto.

– Imprescindible para ir completando ese universo personal y postmoderno que ha creado Wes Anderson con sus películas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies