CINEBLOG.NET

 

Pistoletazo de salida oficial de un subgénero que dominó las pantallas de cine durante los años 70 (el Blaxploitation); llenándolas de (anti)héroes afroamericanos enfrentados a situaciones con elevadas dosis de sexo, crimen y violencia. “Las noches rojas de Harlem” mezclaba varias tendencias de la época: un tratamiento más progresista de las cuestiones raciales (“En el calor de la noche”, 1967, de Norman Jewison); un agresivo cine policíaco marcado por la ambigüedad moral (“Harry el Sucio”, 1971, de Don Siegel) y un renovado interés por el cine negro (que culminó en “Chinatown”, 1974, de Roman Polanski). Un entretenido thriller de acción, cargado de testosterona y ‘black power’, que sería imitado y exagerado hasta a la extenuación; y que supuso el debut del más popular icono de la Blaxpoitation, el detective privado Shaft, que tuvo tanta repercusión que propició dos secuelas, una serie de televisión y una secuela tardía (protagonizada por Samuel L. Jackson en 2000); además de convertirse en hito de la cultura popular.

El detective privado John Shaft (Richard Roundtree) es contratado por el mafioso Bumpy Jonas (Moses Gunn) para encontrar a su hija, secuestrada por una banda rival. Shaft se infiltrará en el submundo criminal de Harlem para obtener información.

Basada en una novela de Ernest Tidyman (oscarizado guionista de “The French Connection”, 1971, de William Friedkin), “Las noches rojas de Harlem” utiliza la estructura tradicional del cine negro clásico de detectives privados para exponer una serie de temas y conceptos que definirían la cultura afroamericana urbana de los 70 (como el movimiento por el Poder Negro, el orgullo racial y un machismo casi tribal). La sensual e influyente mezcla de funk, soul y disco que Isaac Hayes creó para la banda sonora (con el multiversionado ‘Theme from Shaft’ a la cabeza, que logró el Oscar a la mejor canción) fue otro de los factores que potenciaron el éxito del film. “Las noches rojas de Harlem” hizo un hueco para la cultura negra en el cine comercial, que fue creciendo tímidamente hasta la actualidad.

 

– Para interesados en el cine Blaxpoitation.

– Imprescindible para observar las diversas mutaciones del cine negro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies