CINEBLOG.NET

 

Precisamente lo que hace de “La fuerza de la ilusión” una joya reivindicable del cine comercial de los 90, es también lo que provocó que no se convirtiese un éxito. Y es que el film se adentra en una dura historia de maltrato infantil a través del subjetivo punto de vista de un niño, gobernado por una concepción del mundo en que la fantasía y la realidad se mezclan; logrando un relato tan original como cruel, tan mágica como terrorífico. Aunque iba a suponer el debut en la dirección del guionista David Mickey Evans (lo hizo con otro film de culto sobre infancia, miedos y nostalgia: “Historia de un verano”, 1993), la realización recayó en uno de los grandes iconos del cine de los 80: Richard Donner (“Superman”, 1980, “Los Goonies”, 1985, o “Arma Letal”, 1987). La fotografía de László Kovács y la banda sonora de Hans Zimmer juegan con un entorno tenebroso y mágico marcado por elementos icónicos del sur de EE.UU. (el bisonte, la ropa de el Rey, música country o la presencia de Ben Johnson).

Tras ser abandonados por su padre, Mike (Elijah Wood) y Bobby (Joseph Mazzello) se trasladan junto a su madre (Lorraine Bracco) y el nuevo marido de esta (Adam Baldwin), el cual se emborracha y abusa de Bobby.

Narrada en flashback (por un Tom Hanks no acreditado) y ambientada en unos idealizados años 60, “La fuerza de la ilusión” tiene un tono melancólico y entrañable rasgado por arrebatos de violencia; lo que unido a su tramposa narración, un tratamiento poco habitual del argumento y un final tan amargo como simbólico, crearon polémica. Además, en cierto modo también es una alegoría de la América de los 60, con una familia descompuesta, la búsqueda de la felicidad, la evasión de los problemas y la imposible convivencia entre los bienintencionados ideales de libertad y una tradición que impone sus normas con agresividad y acritud; todo a través de la inocente mirada de una inolvidable pareja protagonista (que demostraba el talento de Elijah Wood, 11 años, y Joseph Mazzello, 9 años) secundada por un sólido reparto adulto (Lorraine Bracco, John Heard, Ben Johnson o un ambiguamente brutal Adam Baldwin al que nunca vemos la cara).

 

– Para interesados en historias habituales desde un punto de vista diferente.

– Imprescindible para recuperadores de perlas escondidas del cine de los 90.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies