CINEBLOG.NET

 

Tras el malintencionado slasher humorístico “Desmembrados” (2006), el británico Christopher Smith se embarcó en esta laberíntica mezcla de recursos del cine de terror, argumento de ciencia-ficción, trasfondo de suspense existencial y espíritu de serie B. “Triangle” es un film tan modesto como entretenido, confeccionado a base de numerosas referencias, homenajes y plagios al cine de género (de Alfred Hitchcock a William Castle, de “La escalera de Jacob”, 1990, a “Los cronocrímenes”, 2007); pero que sabe encandilar al espectador con una personalidad propia, desenfadada y generosa. “Triangle” comienza como una especie de drama familiar que se transforma rápidamente en un slasher en alta mar (con un grupo típico donde poco importa la profundidad psicológica) y que poco a poco se convierte ante nuestros ojos en un ocioso y tramposo juego narrativo en el que las piezas no terminan de encajar hasta el final.

Jess (Melissa George) es una joven que sale en un yate a pasar el sábado con un grupo amigos. Tras una extraña tormenta el yate queda a la deriva hasta que encuentran un enorme trasatlántico donde ocurren cosas muy extrañas.

Christopher Smith parte del mito griego de Sísifo (condenado a empujar eternamente una piedra por la ladera de una montaña) para explorar, sin excesivas pretensiones pero con evidente talento como equilibrista narrativo, temas tan variados como el destino, la maternidad o la interminable lucha interior del ser humano. La australiana Melissa George (“La morada del miedo”, 2005, de Andrew Douglas, o “30 días de oscuridad”, 2007, de David Slade) se confirmaba como una de las grandes musas del cine de terror del siglo XXI con un papel entre ‘action hero’ y madre coraje. No estamos ante una obra maestra, pero si ante una pieza clave del cine de terror moderno, tan ignorada por el público mayoritario como adorada por los aficionados al género; cine de culto instantáneo, inteligente, intrigante y divertido. Y es que es fácil ver lo defectos de “Triangle”, pero es más fácil aún dejarse llevar por su siniestro y sangriento acercamiento al concepto de ‘dejà vu’.

 

– Para amantes de los argumentos laberínticos.

– Imprescindible para buscadores de joyas ocultas del cine de terror moderno.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies