CINEBLOG.NET

 

De las numerosas producciones que surgieron en los 80 con el objetivo de explotar el éxito de “Gremlins” (Joe Dante, 1984), sin duda fue “Critters” la que más caló entre la generación de adictos a los videoclubs. Y es que a pesar de sus muchos defectos, “Critters” supo desmarcarse de las demás películas de ‘pequeñas criaturas malignas’ gracias al gran trabajo de los hermanos Chiodo (que debutarían en la dirección con “Payasos asesinos”, 1988) en el diseño de personajes y efectos especiales; su desenfadada mezcla de ciencia-ficción, terror y humor negro; un buen reparto (Dee Wallace Stone, M. Emmet Walsh o un joven Scott Grimes); y el sólido trabajo de Stephen Herek (“Las alucinantes aventuras de Bill y Ted”, 1989, “Somos los mejores”, 1992, o “Profesor Holland”, 1995). Un clásico de culto de la serie B ochentera que multiplicó por siete su presupuesto (2 millones de dólares) solo en EE.UU. y dio lugar a tres secuelas de calidad descendente.

A un pequeño pueblo de Kansas van a parar unos peligrosos fugitivos extraterrestres. Tras ellos llegarán dos cazarrecompensas capaces de adoptar la apariencia de cualquiera.

Gamberra, entretenida, carismática y predecible, “Critters” convirtió a sus homónimos aliens (una suerte de sanguinarios erizos espaciales) en iconos del terror moderno; además de coleccionar numerosos guiños a series clásicas y al cine fantástico más exitoso de los 80 (como las metabromas en torno a Dee Wallace Stone y “E.T. El extraterrestre”, 1982). Tras “Xtro” (Harry Bromley Davenport, 1982) y “Pesadilla en Elm Street” (Wes Craven , 1984), la New Line Cinema se afianzaba como una de las grandes productoras de cine de terror de bajo presupuesto de la década; a base de cazadores de cabezas intergalácticos, monstruitos tan cachondos como letales, un asediado paraje en el centro de la América profunda y buenas dosis de acción, violencia, parodia y suspense. A la adecuadamente misteriosa banda sonora de David Newman se unen una serie de temas de heavy rock inocuo (que bordean lo ridículo) que hacen más entrañablemente ochentera la cinta.

 

– Para liderar un maratón de películas ‘gremlinsXplotation’.

– Imprescindible para nostálgicos del cine fantástico ochentero.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies