CINEBLOG.NET

 

Aunque fue en “La pantera rosa” (1963) donde nació el icónico inspector creado por Blake Edwards (“Desayuno con diamantes”, 1961, “Días de vino y rosas”, 1962, o “El guateque”, 1968) e interpretado por Peter Sellers; es en “El nuevo caso del inspector Clouseau” donde terminó de configurarse el personaje presentando algunas de sus características más célebres (como su exagerado acento francés) y a sus acompañantes habituales (el jefe Dreyfus, el criado Cato, …). El buen trabajo de Blake Edwards tras la cámara (con algunos momentos verdaderamente inspirados), los entrañables títulos de crédito de Friz Freleng, un guión sencillo pero divertido, la banda sonora de Henry Mancini (con ese juguetón e intrigante ‘A shot in the dark’ al frente, que sirvió de intro para los cartoons del inspector) y la histriónica interpretación de Peter Sellers; son razones suficientes para hacer de “El nuevo caso del inspector Clouseau” la mejor película de la saga (que aún tendría al menos siete continuaciones).

El inspector Clouseau (Peter Sellers, que interpretó al personaje en cinco ocasiones, y media) está convencido de que María Gambrelli (Elke Sommer) no es culpable de una serie de crímenes, a pesar de que parece ser la principal sospechosa.

Con la ayuda de William Peter Blatty (autor, productor y guionista de “El exorcista”, 1973), Blake Edwards convirtió una película basada en una obra de teatro (que no era una comedia) en la primera aventura del inspector Clouseau como protagonista; inventando gags memorables (algunos improvisados) y situaciones que no aparecían en la obra original. Comedia de suspense cuya comicidad radica en la incompetencia, la torpeza y la idiotez de un protagonista que parodia a los investigadores de las novelas de misterio de Agatha Christie (Hercule Poirot) o Georges Simenon (Jules Maigret); funciona como elemento discordante en un trama que sin el se desarrollaría de una manera de lo más convencional. A pesar de la inclusión de la ‘Pantera Rosa’ en el título en español (el original es “A shot in the Dark”), el refinado felino no aparece por ningún lado.

 

– Para los que siempre le han visto la gracia a las novelas de misterio.

– Imprescindible para coleccionistas de iconos cinematográficos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies