CINEBLOG.NET

 

Apenas había pasado una década desde que terminasen los años 20, cuando el ya veterano artesano hollywoodiense Raoul Walsh (“El ladrón de Bagdad”, 1924, o “La frágil voluntad”, 1928) presentó este homenaje al cine de gangsters (de “La ley del Hampa”, 1927, de Josef von Sternberg, a “Scarface”, 1932, de Howard Hawks) que hacía un inteligente compendio de los tópicos del género a la vez que confeccionaba un retrato realista y emocionante de los EE.UU. de la Ley Seca. “Los violentos años veinte” tiene acción, drama, crítica social, thriller, una magnífica selección musical, la contrastada fotografía del maestro Ernest Haller (que aquel año logró el Oscar por “Lo que el viento se llevó”, 1939) y la vibrante puesta en escena de Walsh (estupendos travellings); convenientemente inscrito todo en un sólido guión con buenos diálogos y algunas secuencias icónicas, un puñado de temas bien sintetizados, geniales interpretaciones, tiroteos, peleas a puñetazos y mucho más. Una impagable crónica de los ruidosos años 20.

Robert Rossen imprime ese fatalismo socio-psicológico que luego marcaría “El buscavidas” (1961) en un guión que sigue durante más de una década los pasos de tres amigos que tras combatir en la Primera Guerra Mundial toman diferentes caminos, intentando ganarse la vida en los convulsos años de la Prohibición.

“Los violentos años veinte” es un prodigio de narración donde Raoul Walsh (que daría al cine negro gangsteril obras maestras como “El último refugio”, 1941, o “Al rojo vivo”, 1941) mantiene un ritmo trepidante y contundente a la vez que imprime un tono épico a esta suerte de tragedia moderna, cine social y relato criminal; a esta cruel y oscura condena de la vida delictiva que no obstante parece empatizar con los criminales, que en el fondo no dejan de ser un producto de la sociedad en la que viven. Un año después de “Ángeles con caras sucias” (Michael Curtiz, 1938), James Cagney y Humphrey Bogart volvían a compartir cartel en un film con trasfondo criminal sobre los distintos caminos que podemos tomar en la vida.

 

– Para cinéfilos interesados en la historia reciente de EE.UU.

– Imprescindible para amantes del cine negro y de gangsters.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies