CINEBLOG.NET

 

El último gran proyecto del mítico productor Darryl F. Zanuck (“Las uvas de la ira”, 1940, de John Ford, o “Eva al desnudo”, 1950, de Joseph L. Mankiewicz) fue este ambicioso film bélico que adaptaba (e incluso ampliaba) la novela homónima de Cornelius Ryan. Tres directores competentes como el británico Ken Annakin (“Los robinsones de los mares del Sur”, 1960), el estadounidense Andrew Morton (“Las minas del rey Salomón”, 1950) y el alemán Bernhard Wicki (“El puente”, 1959) se pusieron al frente de un excelente equipo técnico y artístico y de un reparto con decenas de estrellas (John Wayne, Sean Connery, Robert Mitchum, Henry Fonda, …); configurando una épica superproducción con excelentes secuencias bélicas (no solo un desembarco que no tiene nada que envidiar a “Salvar al soldado Ryan”, 1998) y una ambientación y situaciones que mantienen el interés durante sus casi tres horas de duración.

El film nos muestra la preparación y desarrollo del Día D. Mientras las tropas alemanas combaten en el norte de Francia, las fuerzas aliadas tienen que capear con el mal tiempo para llevar a cabo su plan.

Las aspiraciones de hacer un retrato realista del desembarco de Normandía pasaban por una minuciosa documentación y recreación, una fotografía en blanco y negro (premiada con el Oscar) que evocaba los documentales de guerra y un argumento que nos sumergía en los bandos americano, británico y alemán. “El día más largo” es cine hollywoodiense, megalómano, coral y perfeccionista (ejemplo tardío de aquel cine clásico en el que el productor era la estrella), pero también se permite el lujo de tratar ciertos temas controvertidos, tomar la forma de una especie de docudrama, dejar lugar para cierto humor y no olvidarse de los aspectos políticos. El resultado es una de las mejores películas de guerra de la historia. Tal vez “El día más largo” no sea la obra maestra que Zanuck quería, pero sus numerosas virtudes técnicas, estéticas, narrativas (sin un protagonista concreto) e históricas hacen que sea difícil de superar dentro del género.

 

– Para coleccionistas del mejor cine bélico de la historia.

– Imprescindible para interesados en el cine histórico más minucioso.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies