CINEBLOG.NET

 

Tras el enorme éxito conseguido con una trilogía de cortos en torno a la ‘pérdida de la inocencia’ y su primer largometraje (“El Bola”, 2000), el hasta entonces actor Achero Mañas se alejó de la cruel y emocionante sencillez de su debut para confeccionar un relato mucho más ambicioso conceptual y narrativamente, una tragicomedia donde el teatro funciona como metáfora de la sociedad. Aunque hay quien la calificó de pedante o sensacionalista, lo cierto es que Mañas sabe captar como pocos el espíritu de esos revolucionarios sueños juveniles, tal vez excesivos e ingenuos pero imprescindibles, que al fin y al cabo terminan moviendo el mundo. Y aunque aunque algunas elecciones pueden ser discutibles (el formato de falso documental, cierta sensiblería, …), “Noviembre” sigue siendo un estupendo retrato del arte como instrumento de rebeldía, compromiso y protesta; lo cual es normal que no guste a los sectores más conservadores.

Intercalada por testimonios de los protagonistas (¿en el futuro?), “Noviembre” nos cuenta la historia de Alfredo (Óscar Jaenada), y su grupo de teatro callejero. Juntos intentarán romper las barreras entre teatro y vida.

Por un lado “Noviembre” es una emotiva carta de amor al arte en general, y al oficio de actor en particular, prestando especial atención a su poder para despertar conciencias, para sembrar la duda crítica en los receptores. Por otro lado, Achero Mañas nos habla del idealismo de la juventud, auténtico y necesario motor de sus experiencias vitales; mostrándonos no solo su lado positivo, sino también los claroscuros, dilemas y consecuencias. Mezclando actores jóvenes (destaca un estupendo Óscar Jaenada en uno de sus primeros papeles) y veteranos (Héctor Alterio, Amparo Baró, Juan Diego, …) y con un estilo realista (con performances a pie de calle), Mañas nos habla de las utopías y de la libertad, perfilando unos personajes que algunos se limitarían a tachar de ‘perroflautas’ pero que son una perfecta representación de la fuerza y el inconformismo, de las esperanzas y la pureza de una edad que a menudo pasa demasiado rápido.

 

– Para interesados en las joyas del cine español del siglo XXI.

– Imprescindible para los amantes del teatro más transgresor y utópico.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies