CINEBLOG.NET

 

La película más taquillera de la historia del cine argentino (aunque El Deseo también participó en la producción) es una despiadada comedia negrísima que explora el comportamiento humano en situaciones límite, mostrándonos qué pasaría si por una vez la gente dejase de regirse por la deseabilidad social y la reglas de moralidad imperantes e hiciese caso a sus instintos más primarios. Una característica habitual de las películas episódicas es su irregularidad (no todos los segmentos tienen la misma calidad); pero los seis “Relatos salvajes” que propone Damián Szifron (“El fondo del mar”, 2003, o “Tiempo de valientes”, 2005) tienen la suficiente fuerza visual, conceptual, técnica, narrativa e interpretativa como para funcionar por si solos. Además, a pesar de no estar interconectados al estilo “Pulp Fiction” (1994), también poesen suficientes motivos comunes para que podamos hablar de un film coherente y consistente.

Un avión de pasajeros que esconde un secreto, un empresario y político corrupto que llega a un bar de carretera, una disputa en una carretera solitaria, un experto en explosivos al que se lleva el coche la grua, un desafortunado accidente y una boda son las situaciones sobre las que Szifron desarrolla su perturbador y divertido discurso.

Una serie de injusticias cotidianas son el desencadenante de seis impactantes historias de venganza cargadas de crítica social y política, de humor cruel y sentido del espectáculo cinematográfico. Inspirada por la popular serie “Cuentos asombrosos” (1985-87), “Relatos salvajes” sabe centrarse y dosificar unos argumentos sin adornos superficiales que no solo van al grano, sino que también son representativos del estado de ánimo de la sociedad actual. Con maliciosa ironía, rabia desencadenada y un ritmo envidiable, Szifron consigue una película que entretiene y hace pensar, que te hace reír y sobrecogerte; un inteligente y acertado recorrido por distintos géneros (terror, acción, romance, drama, …), concepciones estéticas (del soleado desierto a la lúgubre oscuridad de una noche lluviosa) y estructuras argumentales.

 

– Para los que siempre han deseado tener un estallido de violencia.

– Imprescindible para coleccionistas de cine sobre lo políticamente incorrecto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies