CINEBLOG.NET

 

El director más premiado del cine español, Carlos Saura (“La caza”, 1966, “Cría cuervos”, 1976, o “Carmen”, 1983), se despidió de los años 70 con uno de sus grandes éxitos de taquilla (y crítica); adentrándose por primera vez en la comedia (aunque no rotundamente), desde una perspectiva que va del costumbrismo al surrealismo. “Mamá cumple 100 años” es una parábola de una España que, terminada la dictadura, se enfrenta a nuevas experiencias y perspectivas (con la profundidad habitual del cine de Saura, pero con una ligereza que la hace más accesible); con una historia cargada de simbolismos en torno a la libertad y la opresión. Además de ser un punto de inflexión en la carrera de Carlos Saura (en los 80 se dedicaría a explorar el Flamenco y ciertas problemáticas sociales), “Mamá cumple 100 años” es también un irónico punto final para ese cine español marcado por el franquismo, centrado en traumas del pasado y conflictos familiares.

Los miembros de una familia se reúnen en una casa de campo para celebrar el centenario de su madre (Rafaela Aparicio). Pero en realidad lo que quieren es que muera pronto para poder vender sus tierras.

Saura explora su propia filmografía extrayendo personajes de “Ana y los lobos” (1973) y “Elisa, via mía” (1977) para configurar un estupendo reparto (Fernando Fernán Gómez, Amparo Muñoz o Geraldine Chaplin) que se mueve con soltura en un ambiente simbólico de vodevil ibérico. Además de desarrollar muchos de sus temas y conceptos habituales (la situación socio-política, la barrera generacional, los recuerdos, la inhibición del erotismo, …), Saura también hace un despliegue en cuestión de puesta en escena, haciendo del film una suerte de experimento formal (estético y narrativo). “Mamá cumple 100 años” no es una ácida comedia coral de Berlanga, pero tampoco un referente de la época del ‘destape’; es una extrañeza, alegórica y arriesgada, dentro de la filmografía de Saura e incluso dentro del cine español. Fue nominada al Oscar a la mejor película extranjera, convirtiéndose en todo un icono del fin del franquismo.

 

– Para interesados en uno de los grandes directores del cine español.

– Imprescindible para coleccionistas de alegorías socio-políticas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies