CINEBLOG.NET

 

Casi una década después de “Juegos de guerra” (John Badham, 1983), los productores y guionistas Lawrence Lasker y Walter F. Parkes lograron sacar adelante esta entretenida comedia de intriga que volvía a profundizar en la figura del hacker para confeccionar una atractiva trama conspiranoica sobre los peligros de la ‘sociedad de la información’, con la pérdida de la intimidad y el ‘control orweliano’ como villanos abstractos de la función. Ayudados por expertos como el prestigioso criptógrafo Leonard Adleman y siguiendo los cánones de las ‘películas de robos’, Lasker y Parkes crearon un argumento que oscilaba entre la nostalgia hacia los hackers clásicos y la llegada de una nueva tecnología que cambiaría para siempre la seguridad informática (la World Wide Web se abriría al público solo unos meses después del estreno).

Martin Bishop (Robert Redford) es el jefe de un excéntrico equipo especializado de seguridad. Décadas antes era un hacker que intentaba redistribuir la riqueza y terminó perseguido por la ley. Por ello se verá obligado a trabajar para el gobierno.

Gracias a la entrada de Redford en el proyecto, “Sneakers” consiguió reclutar a un estupendo y heterogéneo reparto (Sidney Poitier, Dan Aykroyd, River Phoenix o Ben Kingsley); además de al entonces exitoso guionista y director Phil Alden Robinson (“Campo de sueños”, 1989, “Pánico nuclear”, 2002), el cual demuestra saber crear atmósferas de suspense y momentos de evasión. Pegadiza e intrigante, la banda sonora de James Horner acompaña y ensalza los ardides informáticos, los giros de guión, las aventuras tecnológicas y las bromas frikis de “Sneakers”; que al fin y al cabo no deja de ser una clásica historia de ideales contra intereses económicos, del débil contra el poderoso, del individuo contra las instituciones, de perdedores en busca de su momento de gloria. No estamos ante una película perfecta, pero si que es un entretenimiento de calidad, una excusa perfecta para acercarnos a la tecnología de un mundo que ya parece prehistórica, pero que ya dejaba ver las plagas que asolan a la sociedad contemporánea.

 

– Para amantes de los thriller tecnológicos más lúdicos.

– Imprescindible para cinéfilos informáticos de la vieja escuela.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies