CINEBLOG.NET

 

En una época en la que la industria del cine de terror estaba dominada por los monstruos clásicos de la Universal (y sucedáneos), el cineasta Ernest B. Schoedsack (“El malvado Zaroff”, 1932, “King Kong”, 1933, o “El gran gorila”, 1949) logró algunos hitos originales del género gracias a su habilidad para reinventar clichés argumentales y su gran cuidado de los apartados técnicos. Basada en un relato corto del maestro de la literatura fantástica Henry Kuttner, “Dr. Cyclops” es la particular aportación de Schoedsack al cine de ‘mad doctors’; con sus experimentos inverosímiles, su megalomanía obsesiva y su maldad psicopática. Como en sus grandes obras, Ernest B. Schoedsack logra un entretenido film de aventuras selváticas en el que el terror y la ciencia-ficción irrumpen sin prejuicios ni complejos; donde lo de menos es que su guión sea coherente o consistente, sino dejarse llevar por una propuesta que es puro amor por el cine de género y las historias de terror.

El Dr. Bulfinch (Charles Halton) y la Dra. Mary Robinson (Janice Logan) son dos biólogos que se trasladan a la selva peruana para ayudar al misterioso Dr. Alexander Thorkel (Albert Dekker) en sus investigaciones.

Además de destacar por unos excelentes efectos especiales artesanales (perdió el Oscar ante la superproducción “El ladrón de Bagdad”, 1940) a base de superposiciones, atrezzo gigantesco, pantallas divididas y otros cuidados trucajes; “Dr. Cyclops” fue el primer film de terror en ser grabado en el intenso ‘Technicolor de tres tiras’, lo que le proporciona una enrarecida atmósfera que mezcla los colores saturados y las penumbras. Aunque ocho décadas después pueda parecer ingenua y lenta para un público poco preparado, lo cierto es que “Dr. Cyclops” fue un film adelantado a su tiempo; que explota la ciencia-ficción que dominaría el panorama del cine de los 50, en detrimento del horror. Pero si puedes dejar de lado sus defectos argumentales e interpretativos, su escaso presupuesto y sus pocas ambiciones; disfrutarás de un entrañable entretenimiento de culto.

 

– Para Interesados en todos los palos del cine de terror.

– Imprescindible para coleccionistas de ‘mad doctors’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies