CINEBLOG.NET

 

Con una carrera multidisciplinar como pocas, Edgar Neville (escritor, dramaturgo, pintor y director de cine), IV Conde de Berlanga del Duero, comenzó su carrera en el cine dirigiendo y escribiendo versiones españolas de films estadounidenses rodadas en Hollywood (práctica habitual en los inicios del sonoro). De regreso a España se convertiría en uno de los más fundamentales y originales directores del cine patrio gracias a ingeniosas comedias como “La vida en un hilo” (1945) y cine policíaco (“El crimen de la calle Bordadores”, 1946) u oscuras rarezas de culto como la estimulante mezcla de géneros de “La Torre de los Siete Jorobados”; complejo, entretenido, imaginativo y delicioso film en el que la comedia castiza, la fantasía más improbable, las tradiciones, las costumbres y las supersticiones españolas y el cine de terror con reminiscencias del expresionismo alemán se combinan en un cóctel irresistible.

En el Madrid de finales del siglo XIX, un tipo más bien sosaínas llamado Basilio (Antonio Casal), aficionado al juego y a las mujeres, recibe la visita del fantasma de Robinsón de Mantua (Félix de Pomés), un arqueólogo que había encontrado bajo Madrid una ciudad que los judíos que no quisieron irse de España en el siglo XV utilizaron para esconderse.

El pionero, a menudo olvidado, Edgar Neville (autor también del guión, basado en una novela de Emilio Carrere) despliega toda una imaginería cinéfila al servicio de esta historia criminal de fantasmas, sociedades secretas y aventuras sobrenaturales (entre H.P. Lovecraft y “El Gabinete del Doctor Caligari” de Robert Wiene, 1920), que también refleja la idiosincrasia española con humor e ironía. Excelentes diálogos costumbristas, unos buenos efectos especiales (genial el diseño de decorados de la ciudad subterránea), unas situaciones que Neville tuvo que suavizar para evitar la censura (cualquier cosa que sonase a siniestra hacía agudizar los sentidos de los devotos censores) y su insólita condición de cine fantástico español de los años 40, elevan la calidad de esta obra única.

 

– Para los que quieran conocer la época en la que el cine español llegó a la madurezn.

– Imprescindible para cualquier amante del cine fantástico (y la mezcla inteligente de géneros) que no tenga prejuicios hacia lo hispano.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies