CINEBLOG.NET

 

El debut de Eli Craig (“Pequeño Demonio”, 2017, o la fallida adaptación televisiva de “Bienvenidos a Zombieland”, 2009) es una alocada comedia de enredo que utiliza la reconocible premisa de ‘jóvenes-en-una-cabaña-en-el-bosque’ para desarrollar una serie de equívocos, confusiones de identidad y confusiones varias cuyas consecuencias suelen manifestarse (al contrario que en el ‘slaptick’ clásico) en forma de festín gore. Obra de culto instantánea, “Tucker & Dale contra el mal” proseguía la larga tradición de mezclar cine de terror con comedia dando una sarcástica vuelta de tuerca al slasher clásico; y sin introducir apenas elementos insólitos en el cine de asesinos psicópatas rurales (y el del ‘cine de colegas’) conseguía, combinando casi todos los clichés reconocibles del género, conformar una historia diferente que nos muestra un lado nunca visto de esta clase de historias.

Tucker (Alan Tudyk) y Dale (Tyler Labine) son dos amigos que van a pasar unas vacaciones a una cabaña situada en el lugar donde hubo una matanza hace 20 años. Cerca también hay unos jóvenes universitarios acampando, lo que no tardará en ponerlos en problemas.

Como muchos de los hitos del slasher, “Tucker & Dale contra el mal” contiene cierta crítica (más bien actitud) hacia la prepotencia de la gente de ciudad en ambientes rurales, esta vez cargada de sátira sangrante y malintencionada; utilizando a la entrañable y simpática pareja protagonista como catalizador del posicionamiento de Craig del lado la sencillez y la falta de pretensiones y prejuicios. “Tucker & Dale contra el mal” también es un ejercicio de desmitificación de la gravedad fatalista de los asesinatos de Jason Voorhees o Michael Myers; atribuyendo irónicamente los crímenes más a la idiotez y la mala suerte. Eli Craig consiguió una película que gustará lo mismo a los amantes del slasher más explícito como a los que les gusta que haya algo más allá de lo que se ve a simple vista; y que a pesar de estirarse excesivamente, ya es una imprescindible delicia de culto para los gourmets del cine de género.

 

– Para amantes de las comedias aderezadas con sangre.

– Imprescindible para los que siempre han disfrutado con el slasher.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies