CINEBLOG.NET

 

El año que Alfred Hitchcock aterrizó en EE.UU. lo hizo por todo lo alto, mostrando dos de sus facetas más destacadas: por un lado estrenó “Rebeca”, un drama gótico cargado de suspense que exploraba su lado más romántico y su a veces enfermizo gusto por la mente femenina; y pocos meses después llegó “Enviado especial”, un thriller conspiranoico que abordaba su vertiente más aventurera y ociosa, con secuencias de acción y una intriga creciente que desemboca en un ingenioso clímax. Realizada en plena II Guerra Mundial, la puesta en escena de Hitchcock, su tendencia al humor negro y su efectiva dirección de actores (además de una impecable producción), hace que “Enviado especial” trascienda el mero cine propagandístico que inundaba las salas de la época con argumentos trillados y exaltación patriótica gratuita.

Poco antes del inicio de la II Guerra Mundial, el periodista neoyorquino Johnny Jones (Joel McCrea) es enviado a Londres para entrevistarse con Van Meer (Albert Bassermann), un político holandés, e informarse de la situación en Europa.

“Enviado especial” no está a la altura de las grandes obras de Hitchcock (“La soga”, 1948, “La ventana indiscreta”, 1954, o “Psicosis”, 1960), pero es un entretenimiento más que digno donde podemos encontrar muchas de sus geniales virtudes (no solo mantiene magistralmente la tensión, sino que nos regala también unas excelentes persecuciones). Y es que Hitchcock contó con la colaboración de profesionales de la talla del nueve veces oscarizado Alfred Newman (que compone una banda sonora que sabe adaptarse al pastiche génerico propuesto a base de acción, romance, comedia, guerra, espías, …) o Rudolph Maté, cuya iluminación es una pieza clave de la destacable creación de atmósferas; imprimiendo a un argumento de serial radiofónico una calidad por encima de la media. Es difícil tener que ser comparada con tantas obras maestras de la filmografía de Hitchcock, pero sin duda si hubiese estado dirigida por un realizador menor, estaríamos hablando de una destacable obra de culto, un film menor de los 40 que merece ser rescatado.

 

– Para amantes de los thrillers clásicos de espías.

– Imprescindible para completistas de la obra del inconmesurable Alfred Hitchcock.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies