CINEBLOG.NET

 

Después de medio siglo de carrera, siendo uno de los más populares, taquilleros y premiados realizadores de la historia del cine (“Tiburón”, 1975, “En busca del arca perdida”, 1981, o “La lista de Schindler”, 1993), el septuagenario Steven Spielberg demostró que aún podía competir de igual a igual con las omnipresentes superproducciones de superhéroes; llevando al cine “Ready Player One” de Ernest F. Cline, imprescindible biblia posmoderna de la nostalgia por la cultura popular ochentera donde un argumento de ciencia-ficción distópica sirve para desplegar un inabarcable listado de referencias cinematográficas, musicales, a los cómics y a los videojuegos. “Ready Player One” es un magnífico divertimento de aventuras y ciencia-ficción, plagado de acción, efectos especiales, humor, romance y hasta cierta crítica social para todos los públicos; un divertido collage hecho a base de iconos populares de las últimas décadas que tiene la virtud de crear un puente entre los gustos de diversas generaciones.

En el año 2045 la gente pasa el tiempo en un entorno virtual llamado OASIS, donde se puede hace prácticamente todo. Mientras en el mundo real las injusticias sociales van en aumento. El joven Wade Watts (Tye Sheridan) tendrá en su mano cambiar las cosas.

Al igual que en la novela, “Ready Player One” peca de poseer una trama no excesivamente original y unos personajes un tanto unidimensionales; pero eso poco importa cuando estás sumergido en un deslumbrante espectáculo pirotécnico donde los guiños a la cultura popular se suceden a un ritmo frenético, donde cada plano está diseñado como una especie de ‘¿dónde está Wally?’ de la referencia ochentera. “Ready Player One” también funciona como autoexploración de la carrera de propio Spielberg (aunque haya eliminado casi todas las referencias que el libro le hace), como mirada a sus orígenes como gurú del cine comercial más imaginativo. Sin duda es una buena película, pero no podemos dejar de preguntarnos qué habría pasado si la hubiese dirigido alguien más joven y afín como Edgar Wright, Rian Johnson o los hermanos Russo.

 

– Para amantes del cine de ciencia-ficción futurista.

– Imprescindible para los fanáticos de la cultura popular de los 80 y 90.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies