CINEBLOG.NET

 

Tras más de una década de experiencia como animador y director en el exitoso estudio de bajo presupuesto Terrytoons (que hicieron la competencia a los grandes estudios con personajes como las Urracas Parlanchinas o Super Ratón), Ralph Bakshi (“El señor de los anillos”, 1978, o “Tygra: hielo y fuego”, 1983) se lanzó con pasión y valentía a crear largometrajes animados que desafiaban el edulcorado monopolio de la Disney. Así nacieron hitos del cine underground de los 70 como “El gato Fritz” (1972), “Heavy Traffic” (1973) o “Coonskin”, un psicodélico festival contracultural que utiliza el cine blaxplotation (tan de moda en la época) como base para crear una airada y ambiciosa sátira social donde se critica los estereotipos que tradicionalmente se han dado en Hollywood a los negros. Incisiva y polémica, “Coonskin” tal vez quiera abarcar demasiado, pero el resultado es sin duda una de las más incomprendidas obras maestras de la animación para adultos.

El film sigue la trayectoria de tres amigos (Hermano Conejo, Hermano Oso y Predicador Zorro) en las calles de Harlem, donde poco a poco van forjando una carrera delictiva que cambiará sus vidas.

“Coonskin” es una comedia de acción criminal (que parodia films como “Harry el Sucio”, 1971) donde Bakshi vierte todos sus intereses conceptuales, estéticos y narrativos; desarrollando una amplia serie de temas (racismo, homosexualidad, música, religión, …) por medio de diferentes estilos de animación (incluida acción real o un segmento homenaje a George Herriman, creador de ‘Krazy Kat’) a lo largo de un argumento influenciado por los cuentos folclóricos africanos compilados por (Joel Chandler Harris). Bakshi se rodeó de una buena cantidad de talentos musicales como los intérpretes Barry White y Scatman Crothers (ambos prestan sus voces a personajes y aparecen como actores en vivo) o el prestigioso percusionista de jazz Chico Hamilton (que también compuso la banda sonora de “Repulsión”, 1965, de Roman Polanski); además de un impresionante elenco de dibujantes que mezclaba animadores veteranos con artistas callejeros.

 

– Para amantes del mejor cine de animación underground.

– Imprescindible para los que aún crean que los dibujos animados son para niños.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies